En la última sesión de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se resolvió una contradicción de tesis, es decir, de dos opiniones opuestas se determinó que el hecho de que un progenitor, padre o madre, perdiera la patria potestad no implica necesariamente la pérdida del derecho de convivencia con su o sus hijos.

Lo anterior lo decidieron en virtud de que el derecho de convivencia no sólo corresponde  a los padres, sino también a los hijos, siempre que no se compruebe que esa convivencia sea perjudicial para el menor.

En ese sentido se determinó que sea el juez de lo familiar quien atendiendo a la gravedad de la causa que originó la pérdida de la patria potestad, decida si la convivencia un riesgo para la seguridad o desarrollo del niño.

Esta decisión podría no solo aplicarse a los casos de pérdida de patria potestad por el divorcio de los padres, sino también a los casos de renuncia en los que el menor es entregado en adopción, pudiendo llegar a cambiar un poco las reglas del juego de la adopción en México otorgando el derecho de los padres biológicos para estar en contacto con sus hijos.

Para que ello suceda se tendrá que presentar un caso al respecto para conocer como decide la autoridad judicial o si considera que esa convivencia no es en el mejor interés del niño.

Fuente SCJN

www.miabogadoellinea.net