Birrete y mazo

La Suprema Corte de los Estados Unidos ha aceptado escuchar la apelación relacionada con el homicidio del joven Sergio Adrián Hernández Guereca, que fue asesinado por un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en la línea divisoria entre México y ese país que se encuentra en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El incidente ocurrió en junio de 2010 cuando Hernández Guereca y unos amigos estaban jugando en el lecho de concreto del Río Bravo y corrían y tocaban la cerca que divide México y Estados Unidos para luego regresar a territorio nacional. El agente Jesús Mesa retuvo a uno de los jóvenes y Sergio Adrián se escondió atrás de una columna en territorio mexicano. El agente Mesa disparó en dos ocasiones a Sergio Adrián con consecuencias fatales, alegando defensa propia.

En los documentos del juicio se dijo que el agente estaba siendo atacado con piedras lanzadas por un grupo de jóvenes entre los que se encontraba el occiso.

Inicialmente un panel de tres ministros del Quinto Circuito de la Corte Federal de Apelaciones de Nueva Orleans había decidido que Hernández Guereca tenía derecho a la protección de la Cuarta Enmienda sobre seguridad jurídica, pero la decisión fue revisada por el pleno de nueve ministros y la revirtió.

El pleno concluyó que la familia de Hernández no podía demandar bajo la Cuarta Enmienda porque era un ciudadano mexicano, en territorio mexicano y no tenía "conexión voluntaria significativa " con Estados Unidos, además de que consideró que el oficial responsable no tenía claro al momento del tiroteo los derechos que tenía Hernández como extranjero al desconocer su nacionalidad cuando disparó su arma.

Ahora la Suprema Corte de ese país resolverá definitivamente.


miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net