En el Senado de los Estados Unidos, se presentó una iniciativa para una ley sobre seguridad en los Cruceros que se refiere sobretodo a las medidas para asegurar la persecución de los delitos cometidos a bordo de dichas embarcaciones.

 

De esta manera, los delitos que se cometen en un crucero se regulan por el derecho marítimo y por las leyes del país donde se encuentra registrada la embarcación y que generalmente se trata de embarcaciones con bandera panameña o pakistaní. Pero esa ley pretende proteger a los nacionales estadounidenses que sean víctimas de algún delito.

 

Según las estadísticas del FBI se reportaron 164 delitos cometidos en cruceros entre el 2002 y el 2007, lo cual es relativamente bajo si se toma en consideración que en ese perído transportaron a unas 65 millones de personas. Pero la realidad es que muchos delitos que se cometen en estas embarcaciones no son reportados.

 

Una mujer está demandando en Londres a la firma Abercrombie & Fitch por discriminación después de que la gerente de la tienda donde estaba empleada le dijera que sería mejor que trabajara en la bodega donde los clientes no la vieran debido a que su look no es el que la firma vende.

 

Independientemente de que se refería a que la hoy demandante utiliza una prótesis en su brazo, lo cual no es muy chic, la demanda deja al descubierto otros aspectos de la firma como la imagen que han creado de los jóvenes que deben usar su ropa. Así, pese a que sus tiendas son públicas, muchas personas se han quejado de que la decoración, la publicidad y los empleados mismos en sus distintos locales hacen sentir incómodos a quienes no llenan el perfil Abercrombie & Fitch.

 

Por esta razón la firma se enfrentó en el 2005 a una acción conjunta de ex empleados y solicitantes de empleo por haber sido discriminados por no tener el perfil de la imagen que la empresa exige para trabajar con los clientes.

 

En América latina la historia parece repetirse en un ciclo continuo que aprovecha la poca memoria histórica de los latinoamericanos. Se han padecido largas y terribles dictaduras en casi todos nuestros países, pero el tema de la reelección, que lleva de regreso a dictaduras, vuelve a ser tema en el tintero causante de serias discordias.

 

Honduras no escapa de esta tendencia a reinstalar la figura de la reelección presidencial y ello ha puesto al país en una seria crisis política. Todo a partir de que el actual presidente Manuel Zelaya propuso que durante las próximas elecciones de noviembre los ciudadanos voten si están a favor o no del cambio constitucional que aprobaría la reelección.

 

A esta propuesta se opuso el general Romeo Vázquez, quien era el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas razón por la cual fue destituido.

 

Respecto del tema de los grandes fraudes financieros de este siglo, en esta semana escuchamos las declaraciones del abogado de Bernard Madoff en donde expresaba que una sentencia justa para su cliente serían 12 años de prisión y suplicaba al juez que eliminara de su decisión todas las” peticiones emocionales que clamaban venganza” por haber confiado los ahorros de toda su vida en una persona que los defraudó.

 

En cuanto al otro caso, Allen Stanford se entregó al FBI quien lo ha mantenido en detención una semana y ahora está esperando que la corte resuelva si acepta una fianza para que espere en libertad el juicio o si por el contrario quedará detenido hasta el momento del mismo.

 

Tras las elecciones de Irán, miembros de los opositores al actual régimen han denunciado la detención de los líderes de varios movimientos reformistas que apoyan a quien fuera el candidato opositor, Mir Hossein Moussavi. Tal es el caso de un joven estudiante de Oxford, Mohammadreza Jalaeipour, quien fue detenido en el aeropuerto de Teherán cuando se disponía a abandonar el país para regresar a la Gran Bretaña.

Jalaeipour es líder de un movimiento pro reformista juvenil, perfectamente legal dentro de Irán y cuya finalidad es la de despertar las conciencias de los jóvenes hacia su país. Iba acompañado de su esposa, también iraní e integrante del movimiento, quien ha declarado que desconoce el paradero de su marido o las razones de su detención.

En la Gran Bretaña se acaba de presentar una demanda que trae el pasado hacia el presente y cuenta una historia que mucha gente no conocía sobre tortura y humillación cometido por las fuerzas británicas a mediados del siglo pasado.

 

La demanda la introducen cuatro kenianos de la tribu Mau Mau que en las década de 1950 inició una revuelta que en un inicio buscaba recuperar tierras de manos de los pobladores británicos pero que desembocó en la lucha por la independencia de Kenia y en la muerte de más de 11 mil kenianos y unos 100 europeos.

 

Los hoy demandantes acusan directamente al gobierno británico de los actos de tortura, vejación y humillación que se cometieron contra ellos en campos de detención británicos. Una mujer acusa de haber sido violada y uno de los hombres de haber sido castrado mientras estuvo detenido.

 

En el esfuerzo por cooperar con el gobierno de Estados Unidos por el cierre del centro de detención de Guantánamo, España aceptó frente al representante especiaol enviado por el presidente Obama, acoger a cuatro detenidos.

 

Sin embargo dicha acogida tendrá que ser puesta bajo la lupa no solo del derecho internacional sino también de las leyes internas españolas, como la Ley de Extranjería que precisa que ninguna persona extranjera que obtenga residencia legal en España podrá tener antecedente penales.

 

De inicio suena absurdo que las personas que serán acogidas, y que se supone serán tunecinos, no tengan antecedentes penales o causas pendientes sobre ellos si salen de un centro de detención, pero la realidad es que estos casos, como los demás que están siendo acogidos en Europa, Palau o Barbados, se trata de personas que por alguna razón fueron detenidos pero que no fueron inculpados ni procesados, por lo que no hay causa pendiente en su contra, pero que tampoco pueden regresar a sus países de origen por temor de que sus gobiernos los torturen o de que sus correligionarios los lastimen toda vez que se supone que han provisto de información a los sistema de inteligencia estadounidenses.

Cuando en meses pasados abordamos el tema de la Isla Bermeja, se mencionó que el Convenio de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) que pretende asentar los límites de cada país y sus reclamos sobre las plataformas continentales, ponía de relieve las diferencias existentes entre varios países vecinos para fijar sus límites marítimos.

Perú y Chile se encuentran actualmente en una disputa de esta naturaleza. El tema limítrofe entre ambos países fue abordado desde el 2007 y se trató de resolver por la vía diplomática, pero ante el fracaso de tales negociaciones el Perú decidió llevar su caso ante la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, con sede en La Haya, para que conforme a las reglas de derecho internacional se dirima y solucione la controversia.

Un niño de 12 años que padece una enfermedad cardiaca que pone en peligro su vida, tuvo que ser trasladado de Japón, su país de origen, hacia los Estados Unidos debido a que en su país están prohibido por ley que los menores de 15 años donen sus órganos, razón por la cual este niño en Japón no hubiera tenido la oportunidad de recibir un corazón.

 

En Japón se está luchando por el cambio de la ley para permitir que a través de sus representantes legales, los menores de 15 años puedan donar órganos y así salvar cientos de vidas en peligro como la de Hiroki Ando, este niño de 12 años. Pero con el cambio de la ley tendrá que haber un cambio de cultura en materia de donación ya que los japoneses no suelen donar los órganos de sus seres queridos aún cuando haya muerte cerebral, ya que piensan que mientras el corazón lata, hay vida.