El caso de Rio Tinto es quizá uno de los juicios más importantes por supuesto espionaje industrial que se esté llevando en este momento, porque implica no solo a China, sino también a Australia y la confianza en las inversiones futuras en China.

 

Rio Tinto es una de las más grandes empresas mineras del mundo con capital australiano y británico y que tiene grandes inversiones en China.

 

A principio de julio, el gobierno de  China detuvo a tres administrativos de Rio Tinto acusándolos de robo de secretos de estado. Tres de estos empleados son de nacionalidad china, lo que podría implicar sanciones más severas como la pena de muerte, y uno de ellos es ciudadano australiano. Rio Tinto desde un principio negó las acusaciones y declaró que no había fundamento para suponer este robo de secretos.

 

Después de sufrir un accidente que le dejara cuadripléjico y con la necesidad de asistencia las 24 horas del día, un australiano de nombre Christian Rossiter ha solicitado ante la Corte Suprema de su localidad le permitan morir de hambre puesto que vive en un constante infierno.

 

El abogado de Rossiter ha solicitado una audiencia para escuchar la declaración de su cliente. Ante la dificultad de transportarlo a la corte, la solicitud es para que el juez acuda al lado del este hombre y escuche directamente lo que tiene que decir. El juez recibió la solicitud y fijó fecha de audiencia para el próximo viernes, aunque mencionó que con una declaración por escrito podría bastar para conocer el asunto.

 

El Congreso uruguayo votará la siguiente semana una iniciativa de ley en donde se permite a las parejas de homosexuales que vivan en unión libre, adoptar a un menor.

 

Se trata de un tema que ha generado mucha polémica puesto que mientras unos opinan que no permitir que las parejas de homosexuales adopten niños se trata de una actitud discriminatoria, hay quines opinan lo contrario y dicen que no se trata de discriminación sino del hecho de que la persona necesita a un padre y a una madre para desarrollarse y que no es natural que dos hombres o dos mujeres tengan hijos.

 

Los sistemas judiciales en materia penal parecen estar moviéndose hacia las decisiones de los jurados populares o ciudadanos, no solo en América Latina, sino también en otros sistema judiciales como el japonés en donde ya se juzgó por sistema de jurado el primer caso criminal después de más de 50 años.

 

El sistema de jurado popular existió hasta 1943 cuando se detuvieron por motivo de la Segunda Guerra Mundial. Se aprobaron legalmente nuevamente en el 2004, pero es hasta ahora que se ha presentado el primer caso real, después de numerosos simulacros.

 

Los expertos dicen que se trata de un sistema que no es muy popular en Japón debido a cuestiones culturales ya que a los japoneses no les gusta dar a conocer sus opiniones personales en público, ni discutir abiertamente con la gente o cuestionar la autoridad, además de que son reticentes a participar en casos en donde se pueda imponer la pena capital.

 

Este primer juicio estuvo a cargo de un jurado popular de seis personas y tres jueces. Para ser jurados popular la ley establece una edad mínima de 20 años y título de educación media superior como mínimo y se excluyen a los abogados y a los políticos.

 

A diferencia del sistema occidental, este jurado popular tiene la facultad de hacer preguntas al indiciado de manera directa y de dictar sentencia. Así, cada miembro del jurado, los 6 ciudadanos y los tres jueces, tienen un voto cada uno. Pero la ley establece ciertas reglas ya que no basta con que los tres jueces consideren a un indiciado culpable si cinco populares lo juzgan inocente, en cuyo caso prevalece la opinión del jurado popular. Pero si todos los miembros del jurado popular consideran que una persona es culpable, necesitan que al menos uno de los jueces vote en ese mismo sentido para condenar a la persona. Es así como se trata de un sistema de tutores en donde la ciudadanía aprende de los jueces quienes los supervisan.

 

El caso que se juzgó y que fue seguido muy de cerca por los medios y la ciudadanía japonesa se trató de acto de un hombre de 72 años contra su vecina de 66, a quien apuñaló tras una disputa dándole muerte. El hombre fue encontrado culpable y condenado a 15 años de prisión y se trató de un juicio de apenas 4 días de duración frente a otros juicios criminales que pueden durar varios años.

 

Fuente The New York Times

www.miabogadoenlinea.net

Después de que en el 2003 saliera Saddam Hussein de la presidencia en Irak, las fronteras de ese país se abrieron para muchas cosas, entre ellas para la comunicación, relajándose las estrictas leyes que existían en materia de censura a la libertad de expresión.

 

Sin embargo el gobierno actual está considerando volver a endurecer esas leyes puesto que consideran que a través de los medios tanto impresos como digitales la población iraquí tiene acceso a información que hace más daño a la sociedad que el beneficio que produce pues hay medios en donde se hace apología del delito o que incluso convocan a participar en delitos como los que reclutan guerrilleros suicidas.

 

En este sentido, las autoridades declaran que deben establecer medidas que permitan la libre expresión pero que a su vez no pongan en riesgo la seguridad nacional y el débil sistema democrático.

 

La Constitución de Irak reconoce la libertad de expresión, siempre que no violente el orden público o la moral. Con esa redacción se pueden expedir leyes que censuren dicha libertad para evitar perturbaciones al orden público y a la moral.

 

El Polar Mist, un barco chileno que transportaba 474 lingotes de una aleación de oro y plata, propiedad en su mayor parte de una minera argentina llamada Cerro Vanguardia, naufragó frente a costas argentinas el pasado 16 de enero. Esta carga era transportada a Santiago de Chile para que después volara a Suiza donde el metal sería refinado.

 

La carga estaba valuada al momento del hundimiento en $18 millones de dólares, pero hoy en día, debido a la alza en el precio de estos metales, su valor asciende a $20 millones de dólares.

 

Tras el hundimiento, que se mantuvo en secreto un mes lo que generó sospechas y rumores sobre un auto robo, la empresa aseguradora, Lloyds de Londres, organizó el rescate de los lingotes en el mar, misión que empezó el pasado 18 de junio con la localización del barco hundido para la posterior búsqueda en el fondo del mar de los lingotes por parte de buceadores tanto chilenos como argentinos. La misión terminó apenas este 3 de agosto cuando se lograron sacar del mar los lingotes.

 

Con fundamento en una decisión de la Suprema Corte de Israel, el domingo en la madrugada del fin de semana pasado un grupo antimotines de la policía isreaelí desalojó a dos familias palestinas del barrio de Sheih Jarrah localizado en la parte oriental de Jerusalén.

 

De acuerdo con el fallo de la Corte, la tierra en el oriente de Jerusalén, la ciudad más peleada del mundo, ha pertenecido originariamente a los judíos por lo que no reconocen ningún título de propiedad de los palestinos quienes han ocupado la zona previo a la ocupación de Israel en 1967.

 

Numerosos grupos defensores de los derechos humanos han denunciado estos continuos desalojos y ya las Naciones Unidos se manifestaron en contra de ellos puesto que no son congruentes con las ofertas de negociación para la paz por parte del gobierno de Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel.

 

Los fundadores de The Pirate Bay siguen atendiendo demandas en varios países del mundo por violación del copyright o propiedad intelectual en materia de derechos de autor.

 

En los Países Bajos fueron demandados por Stichting Brain, una organización que opera en contra de la piratería a raíz de la cual fueron condenados a salir del territorio holandés bloqueando su servicio en ese país así como el tráfico que provenga de dicho país. De no hacerlo en 10 días tendrán que pagar una multa de 3 millones de euros y 30,000 euros adicionales por cada día que se tarden en hacerlo.

 

Los fundadores de The Pirate Bay dicen que esta demanda es absurda toda vez que ni viven, ni operan en los Países Bajos además de que no fueron notificados a tiempo de esta demanda por lo que no pudieron defenderse. Planean apelar siempre que consigan un abogado que gratuitamente les lleve el caso porque además consideran que es materialmente imposible cumplir con la sentencia en el plazo de 10 días.

 

Hablar de sexo en Arabia Saudita no se debe no solo porque se considere inmoral, sino porque puede llegar a ser un delito dependiendo del tipo de comentarios y confesiones que se hagan.

 

Eso lo está aprendiendo Mazen Abdul-Jawad, un árabe de 32 años, divorciado, que frente a las cámaras de televisión habló de diversos métodos que tienen las parejas para mejorar su vida sexual y confesó haber mantenido relaciones sexuales con varias mujeres desde que se iniciara sexualmente a los 14 años con una vecina.