Desde noviembre del 2009, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, en una decisión considerada como histórica por diversos grupos defensores de los derechos de los inmigrantes, emitió un fallo en el cual establece que las deportaciones de los Estados Unidos violan los derechos de la infancia y de las familias, además del derecho a un debido proceso y a un juicio justo.

 

La histórica decisión es la conclusión de la revisión de los casos de dos personas deportadas, el mexicano Hugo Armendáriz, y el trinitario Wayne Smith, quienes iniciaron sus demandas hace ocho años en contra de sus respectivas deportaciones.

 

La Corte Constitucional de Colombia decidió la semana pasada a favor de una mujer que subrogó o alquiló su vientre, para que, al menos inicialmente, pueda tener derecho a visitar a sus gemelos nacidos en el 2006.

 

El caso se remonta al 2002 cuando una pareja colombiana, deseosa de tener hijos pero sin éxito, contrató a la joven, de entonces 26 años, como madre de alquiler a cambio de $5,000 dólares y el pago de los gastos médicos durante el embarazo y de hospitalización para el nacimiento. La pareja contactó con esta mujer gracias a la existencia de una lista con los nombres de varias mujeres dispuestas a alquilar sus vientres.

 

La implantación de los óvulos de la esposa, fertilizados con esperma del esposo no resultó, por lo que se llevó a cabo una nueva fertilización in Vitro, pero esta vez con los óvulos de la madre subrogada, fertilizados con el esperma del esposo. De este procedimiento nacieron dos niños.

 

Según declaraciones de la madre subrogada, al 5° mes de gestación manifestó que no deseaba entregar a los niños, y el hombre, con residencia en Estados Unidos, dejó de enviar la cantidad mensual a la quien se había comprometido y de pagar los gastos médicos.

 

Nueve meses después de haber nacido los niños, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar le retiró a esta mujer la custodia de los niños por quejas de maltrato y los entregó a una hermana del padre. El padre posteriormente obtuvo la custodia completa de los niños gracias a una decisión de un juez de lo familiar y con ello la autorización para llevar a los niños a vivir a los Estados Unidos. El juez basó su fallo en el hecho de que la madre subrogada se había comprometido mediante contrato verbal con el padre para entregarle a los niños, mismo que había incumplido, además de que vivir en Cali, Colombia, no era en el mejor interés de los niños, debido a la inseguridad y la pobreza.

 

La madre subrogada siguió litigando el caso en Colombia hasta llegar a la Corte Constitucional la cual falló parcialmente a su favor al otorgarle derechos de visita y ordenar que los niños regresen a Colombia, orden que tendrá que cumplir el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Con este fallo se le reconoce la custodia sobre los niños.

 

En esta decisión, la Corte decidió solicitó a las autoridades competentes para que legislen lo relativo a la subrogación de vientre y ordenó que el caso regresara a una juzgado familiar quien deberá resolver el fondo del asunto.

 

Falta que el padre decida cumplir la orden voluntariamente porque de lo contrario se tendrá que iniciar un nuevo litigio, ahora en los Estados Unidos, para ordenar el regreso de los niños a Colombia para que la madre los pueda ver.

 

Fuente El Tiempo

 

www.miabogadoenlinea.net

 

 

Cartier ha demandado al sitio HauteLook, reclamando una indemnización de más de 2 millones de dólares, alegando que el sitio vende mercancía de segunda mano y posiblemente, mercancía que no es original. HauteLook, es una empresa que se dedica a la venta limitada de productos de diseñador, con descuentos hasta del 75% informando a sus clientes que vende productos originales y nuevos.

 

Cartier indica en su demanda que los productos eran "de segunda", "dañados", y "no auténticas". Cartier también alega que los productos llegan en un empaque equivocado y/o van acompañadas de certificados de autenticidad borrados o dañados, además de que no se ha informado a los clientes que, a pesar de la inclusión de una garantía, Cartier no respalda la misma.

Kenia está de manteles largos, celebrando la aceptación por parte de la población de la nueva Constitución.

 

Se trata de un documento que sustituye a la Constitución de 1963, año en que el país africano obtuvo su independencia de la Gran Bretaña y que pretende un mayor equilibrio del poder al retirar funciones del presidente, crear un Senado como complemento en el legislativo y otorgar mayores facultades a las regiones y distritos descentralizando el poder.

 

En el marco de la controversia por los matrimonios homosexuales en el estado de California, Estados Unidos, un juez federal falló el miércoles pasado en contra de la prohibición de los mismos.

 

Se trata de un asunto que ya ha recorrido un largo camino, pero que dista otro gran trecho por recorrer pues se espera que este caso llegue hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

Un grupo de abogados de derechos humanos introdujo una demanda en Washington a finales del pasado mes de julio en contra de una disposición administrativa que les impide prestar asesoría y apoyo legal a quienes están señalados por el gobierno como  terrorismo.

 

El pasado sábado, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, ofreció asilo político a Sakine Mohammadi Ashtiani, la mujer iraní condenada a morir por lapidación por adulterio, y declaró que si bien no puede pedir a ningún gobierno extranjero que ignore sus leyes, intercederá a favor de la mujer ante su homólogo, Mahmoud Ahmadineyad.

 

El gobierno turco aprobó el mes pasado una reforma a ley a fin de suavizar un poco la postura respecto de los jóvenes turcos para dejar de considerarlos miembros activos de la guerrilla por acudir a manifestaciones o aventar una piedra durante las mismas.

 

Debido a la ola de violencia que vive El Salvador, la iglesia evangélica de ese país presentó una iniciativa para que en las escuelas y universidades del país se comenzara la jornada de estudios con la lectura de la Biblia durante 7 minutos.

 

La iniciativa fue votada y aprobada por la Asamblea Legislativa de ese país a inicios de julio, y enviada al presidente para que la ratificara.