Mazo y birrete

Este jueves, un tribunal de Maha Aung Myay en la región de Mandalay, Myanmar, sentenció a tres meses de prisión al turista neerlandés Klaas Haytema quien la noche del pasado 23 de septiembre desconectó los altavoces de un templo budista cercano a su hotel porque el “ruido” no lo dejaba dormir. Ese ruido se trataba de un sermón budista.

El 3 de octubre, el fiscal del caso, U Sithu Swe Tun, pidió que formalmente se presentaran cargos en contra del turista europeo bajo la sección 295 del Código Penal que sanciona los insultos intencionales a las creencias o sentimientos religiosos. Lo anterior en vista de la evidencia obtenida durante la investigación y las audiencias preliminares del caso en que testificaron tres personas, entre ellos el administrador del hotel del turista quien declaró que este es el primer viaje de Klaas Haytema a Asia y que desconocía la etiqueta y modales a seguir.

Pese al testimonio anterior, el juez decidió procesar al neerlandés a quien pidió su declaración sobre los cargos. “No lo hice con la intención. No sabía que se trataba de un edificio religioso. Por tanto, no soy culpable”, se declaró Haytema.

Sobre la ignorancia fue planteada la defensa por el abogado U Hla Ko, presidente de la organización de asistencia legal Myanmar Legal Aid Network, quien lo representó pro bono

“En primer lugar, él no tenía la intención así que no debe ser condenado bajo la sección 295. En segundo lugar, él no destruyó nada por lo que, nuevamente, no debería ser condenado”. El abogado U Hla Ko dijo lo anterior en referencia a que en la sección 295 del Código Penal se sanciona con dos años de prisión a quien “destruya, dañe o profane cualquier objeto de culto”.

Frente a este defensa, el fiscal U Sithu Swe Tun respondió: “Quiero presentar un argumento: el principio que dice que ‘la ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento’”.

Durante la audiencia del 6 de octubre el juez encontró culpable al turista neerlandés y lo sentenció a tres meses de prisión, la sentencia mínima prevista en el Código por este delito. Adicionalmente lo sentenció a seis meses de prisión por delitos relacionados con su situación migratoria. Klaas Haytema optó por pagar la multa de 100,000 kyat, equivalente a US$80.

De acuerdo con los reportes de la BBC, Klaas Haytema, de 30 años de edad, tras haber escuchado su sentencia rompió a llorar.

Myanmar Times, citando al diario neerlandés Leeuwarder Courant, señaló que la madre de este turista dijo que saben que su hijo está siendo tratado bien en prisión.

Myanmar, antes conocido como Birmania, es un país mayoritariamente budista que sanciona, como muchos otros países, los insultos u ofensas a la religión. Así, por ejemplo, en julio un turista español que llevaba tatuada la imagen del Buddha en una pierna fue deportado, y en 2015 sentenciaron a un neozelandés y a otras dos personas a dos años y medio de prisión por ofender a la religión al haber promocionado una oferta en un bar usando la imagen del Buddha con auriculares.

Más información mmtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net