Fachada de la Corte Penal Internacional en La Haya

Este 27 de septiembre, la Sala VIII de la Corte Penal Internacional, CPI; emitió su veredicto en el caso La Fiscalía vs.Ahmad Al Faqi Al Mahdi, concluyendo que el acusado es culpable más allá de cualquier duda razonable de los crímenes de guerra imputados que consisten en haber dirigido intencionalmente ataques en contra de edificios religiosos e históricos en Tombuctú, Mali, en junio y julio de 2012.

Los jueces que conforman en tribunal, Raúl C. Pangalangan, presidente, Antoine Kesia-Mbe Mindua y Bertram Schmitt, de forma unánime fallaron en contra del acusado sentenciándolo a nueve de años de prisión, término del que se descontará el tiempo que ha estado bajo arresto desde que el 18 de septiembre de 2015 se emitió la orden de arresto en su contra.

Este es un caso de primeras veces en la CPI, ya que fue el primer proceso por destrucción cultural y también fue la primera vez que un acusado se declaró culpable de los cargos imputados. Además, de acuerdo con la BBC es la primera vez que un académico musulmán es condenado.

Al-Mahdi fue procesado por crímenes de guerra al haber liderado la destrucción de nueve mausoleos y de una mezquita entre el 30 de junio de 2011 y el 11 de julio de 2012 en Tombuctú, ciudad que fue un importante centro académico musulmán de los siglos XIII al XVII.

Estos hechos encuentran su antecedente tras la caída del régimen de Muammar Gadafi en Libia, cuando rebeldes Tuareg regresaron a Mali con la intención de tomar el control político. Estos grupos se establecieron en el norte del país y se dividieron en varios grupos: el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad, MNLA por sus siglas en inglés, grupo rebelde Tuareg; el grupo islamista Ansar Dine, al que pertenece Al-Mahdi, que dice librar una guerra santa; y el Movimiento por la Unidad y Jihad en África Occidental, Mujao. Todos ellos establecieron en la zona ocupada la aplicación estricta de la Sharia o ley islámica, llevando a cabo actos que causaron un repudio generalizado, como lapidaciones, amputaciones, prohibición para escuchar música y la destrucción de monumentos y documentos históricos.

Para los grupos rebeldes, los monumentos erigidos en Tombuctú o Timbuktu, eran blasfemos y esa fue la razón por lo que destruyeron templos medievales y tumbas de santos sufís, nombrados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Además de los edificios, los rebeldes quemaron, robaron o destruyeron unos 4,000 manuscritos antiguos.

Cuando se presentaron los cargos contra Al-Mahdi, quien se presenta como profesor y funcionario, la fiscal Fatou Bensouda dijo: “Dejemos algo en claro: lo que está juego aquí no son solo paredes y piedras. Los mausoleos destruidos eran importantes desde un punto de vista religioso, desde un punto de vista histórico y desde un punto de vista de identidad. Este ataque en contra de edificios dedicados a la religión y monumentos históricos entra en la categoría de delitos que destruyen las raíces de una población entera y afecta profunda e irremediablemente a sus prácticas sociales y a sus estructuras. Esto es precisamente el por qué estos actos constituyen un delito bajo el artículo 8(2)(e)(iv) del Estatuto de Roma”.

Durante la audiencia del caso del pasado 23 de agosto, al declararse culpable, Al-Mahdi dijo: “Estoy muy afligido, estoy verdaderamente arrepentido y lamento todo el daño que mis acciones causaron.

“Quisiera dar un pequeño consejo a todos los musulmanes del mundo, que no se involucren en los mismos actos en que yo me involucré porque no van a llevar a nada bueno para la humanidad”, añadió ante el tribunal.

Por sus delitos pudo haber sido condenado a hasta 30 años de prisión, pero los jueces consideraron cinco atenuantes como la admisión de culpabilidad que mostró un honesto arrepentimiento; su cooperación con la fiscalía pese a las amenazas sobre sus familiares en Mali; el remordimiento y empatía mostrado con las víctimas; su inicial resistencia a la destrucción; y, su buen comportamiento durante el tiempo de detención.

No se ha dado a conocer dónde purgará la sentencia.

Más información icc-cpi.int

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It