Ejecutivo metiendo dinero en bolsillo

El gobierno de la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, planea seguir el plan de su predecesor, David Cameron, en materia de cultura corporativa y presentar las iniciativas de reforma de ley para incluir una gama más amplia de delitos corporativos y poder perseguir penalmente a los altos ejecutivos por los crímenes de este tipo que cometan sus empleados.

Así lo dio a conocer el fiscal general Jeremy Wright, quien dijo que el gobierno planea expandir la responsabilidad de los altos ejecutivos por no prevenir adecuadamente los delitos que cometan sus subordinados y que en la actualidad solo se refieren a evasión fiscal y soborno. Así, se pretende que abarquen otros delitos como lavado de dinero y falsificación de la contabilidad.

Siendo primer ministro, David Cameron había escrito en The Guardian que “adicionalmente a la persecución de empresas que fallen en prevenir los sobornos y la evasión fiscal, analizamos expandir los delitos de “fallo de prevención” a otros delitos económicos como el fraude y el lavado de dinero para que las firmas den cuentas debidamente de cualquier actividad penal que ocurra dentro de ellas”.

Durante un simposio en Cambridge sobre delitos económicos, Jeremy Wright dijo sobre el tema lo siguiente: “La intención de las acciones del gobierno que he descrito no es solo perseguir y multar las violaciones a la ley, sino promover una cultura de responsabilidad corporativa así que nos estamos dirigiendo a la amenaza antes y no solo reaccionando a ella a través de la investigación y persecución.

“Un cambio en la cultura es algo que tomará tiempo, pero los resultados, como estamos empezando a ver, valdrán el esfuerzo”.

Barry Vitou, socio del despacho de abogados Pinset Masons especializado en delitos de fraude y cuello blanco, declaró al Times: “El régimen actual hace prácticamente imposible responsabilizar a los consejos corporativos por mala conducta corporativa porque la evidencia de esa mala conducta debe encontrarse al nivel más alto.

“En la práctica, la pista de la evidencia usualmente se seca a niveles mucho más bajos de la jerarquía corporativa. No hay responsabilidad por el daño ocasionado por fallar en prevenir un delito económico ni por incentivos ofrecidos que motivan a las personas a hacer las conductas equivocadas”.

Más información theguardian.co.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net