Bomba de petróleo

El Tribunal Superior de Lausana, Suiza, ordenó esta semana a Israel a pagar a Irán US$260,000 por petróleo enviado y no pagado. Se trata de una nueva decisión que se suma a otra que sobre el tema ha tomado el tribunal de arbitraje suizo y que obliga a Israel a pagar hasta US$1,200 millones más US$208,000 por gastos legales. El asunto deriva de un acuerdo petrolero entre ambas naciones que se efectuó antes de la Revolución de 1979 de Irán.

Conforme a lo que ahora se conoce, en la década de los años 60 el último monarca de Irán, Mohammad Reza Pahlavi, acordó vender secretamente petróleo a Israel. Este petróleo iraní era enviado al puerto israelí de Eilat en el Mar Rojo desde donde se enviaba a través de un pequeño oleoducto al puerto de Ashkelon en el Mar Mediterráneo.

Proponiéndose como objetivo formar parte de la industria petrolera, el gobierno de Israel propuso al gobierno de Irán exportar el petróleo de Ashkelon a Europa.

Inicialmente Irán se mostró renuente a exportar petróleo vía Israel y no a través del Canal de Suez en Egipto, Sin embargo, después de la Guerra de los Seis Días en 1967 y el cierre del Canal de Suez, ambos países llegaron a un acuerdo que siguió permaneciendo secreto para evitar irritar a otras naciones árabes.

Para materializar este proyecto, en 1968 se creó entre ambos países la Trans-Asiatic Oil Company que empezó a exportar el petróleo que era conducido mediante oleoductos de Eilat a Ashkeolon y de ahí hasta el puerto de Haifa también en el Mar Mediterráneo.

Sin embargo, en 1979 tras la Revolución Islámica de Irán, Reza Pahlavi fue depuesto y el acuerdo entre ambos países finalizó.

En 1994 Irán recurrió a instancias de arbitraje internacional llevando el reclamo de que, con fundamento en este acuerdo, Israel no pagó los últimos tres meses de petróleo embarcado a Eilat antes de la Revolución, además de que no pagó las acciones que Irán poseía en la Trans-Asiatic Oil Company. Israel, por su parte, contra argumentó que era Irán quien debía dinero por haber incumplido el acuerdo según el cual debía venderles petróleo hasta el 2017.

El monto por petróleo no pagado a Irán es de US$1,200 pero, de acuerdo con medios especializados, la disputa por la falta de pago de las acciones en la empresa petrolera que sigue en operaciones puede ascender a hasta 7 mil millones de dólares.

Cuando en mayo pasado el tribunal de arbitraje en Suiza emitió un veredicto semejante de pago, el gobierno de Israel argumentó que conforme a las leyes internacionales no debía pagar dinero a una nación enemiga. Sin embargo, ahora el tribunal declaró que tras el cese del embargo a Irán no hay ningún obstáculo legal para que Israel pague lo que debe.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de pixabay.com