Mapa de Australia

Este martes, el consejo que analiza la viabilidad de un referéndum en Australia sobre el reconocimiento de los derechos de los indígenas en la Constitución, anunció que la realización de tal ejercicio es improbable para el 2017 argumentando que se necesita más tiempo para efectuar las consultas.

Tony Abbott, el anterior primer ministro australiano, había propuesto que el mencionado referéndum se efectuara en el 2017 para coincidir con el 50 aniversario del referéndum de 1967 mediante el cual se les reconoció la ciudadanía y se autorizó que se legislara en materia de derechos de los indígenas y su inclusión en conteos para determinar la representación electoral.

Sin embargo, la comisión creada para la realización de este referéndum anunció que las negociaciones con indígenas y no indígenas australianos continúan por lo que el reporte final sobre el tema no podrá ser entregado según lo previsto al primer ministro en funciones, Malcolm Turnbull, y al líder de la oposición, Bill Shorten, sino hasta mediados de2017. Esto significa que los australianos no votarán en 2017 sobre la reforma constitucional en materia de reconocimiento de derechos de los indígenas y probablemente tampoco sobre la inclusión del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Mark Leibler, copresidente del consejo para el referéndum, declaró: “Podemos terminar diciendo ‘aquí hay una propuesta para reformar la Constitución mediante un referéndum’ pero creemos que, si esto va a tener éxito, si se quiere garantizar el éxito…se tiene que entender que hay otros asuntos alrededor, un tratado puede ser uno de ellos, con lo que se tiene que lidiar al mismo tiempo”.

El señor Leibler declaró que los líderes indígenas necesitan más tiempo para repasar sus opciones y que ese tiempo debe ser respetado. “Pudo haber sido muy bueno haberlo hecho en esa fecha (2017), hay un gran simbolismo en esa fecha”, dijo. “Más importante que el simbolismo de la fecha es asegurarnos de efectuar las consultas apropiadamente y que los líderes indígenas sientan que necesitan más tiempo para hacer esto y para hacerlo correctamente”.

De acuerdo con esto, entre los indígenas se discute si lo adecuado es el reconocimiento de derechos a nivel constitucional o primero la celebración de un tratado con el gobierno, similar al que existe en Canadá o en Nueva Zelanda.

En Australia, el tema con los aborígenes es muy complicado siendo un sector de la población marginado. Por ejemplo, en 2013 se publicaron los resultados sobre un alarmante estudio en materia de justicia penal para los aborígenes que puso de relieve esta marginalización y pobreza. Y pese a que muchos de ellos participaron como soldados australianos en conflictos armados, no se les reconocieron sus derechos civiles a la hora de ser recompensados.

Simon Breheny, director de políticas del Consejo asesor Indigenista, dijo que han pasado nueve años sin que surja una propuesta de referéndum para reformar la Constitución en la materia.

“La decisión del consejo del referéndum de ampliar las consultas es mayor evidencia de que ninguna de las propuestas sugeridas para el cambio constitucional son viables”.

“Los australianos rechazarán cualquier propuesta que incluya la raza en la Constitución australiana porque semejante propuesta es divisiva y peligrosa”, dijo.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de aptouring.co.au