Mazo judicial

Este lunes, la Corte de Casación Italiana aprobó el planteamiento del gobierno actual de someter a referéndum una extensa reforma política a nivel constitucional que, según analistas, definiría si los italianos aceptan o rechazan el gobierno actual del primer ministro Mateo Renzi y que podría tener un alto impacto en la Unión Europea, quizá mayor que la decisión de los británicos de abandonar la Unión.

La reforma propuesta pretende, en pocas palabras, simplificar el sistema político italiano, modificando el sistema legislativo actual para que las leyes pasen más rápido y estabilizar a futuros gobiernos.

Esta reforma, asegura el gobierno, ahorraría dinero pues pretende reducir el Senado italiano de los actuales 315 miembros a tan solo 100 que dejarían de ser elegidos directamente por los ciudadanos y serían elegidos por los consejos locales.

Las reformas propuestas no obtuvieron en el parlamento el número de votos requeridos para aprobarse y por ello tendrán que ser sometidas a la decisión popular mediante la celebración de este referéndum que se llevará a cabo, según estimaciones, en octubre o noviembre de este mismo año.

“Por 30 años hemos dicho que las reformas constitucionales son necesarias porque tenemos el más grande y costoso parlamento en el mundo y haré lo que esté en mi poder para asegurar que las reformas sean votadas por sus méritos propios”, dijo el primer ministro italiano.

Mateo Renzi añadió que no tiene miedo del referéndum “porque no se debe tener miedo de que las personas se expresen”. Lo anterior porque un No a la reforma política significaría una falta de aceptación a su administración lo que debilitaría su gobierno.

Pese a que, en su propio partido político, el Partido Democrático, se ha generado división por este tema por impactar directamente a la clase política italiana, el primer ministro se muestra confiado en que obtendrá un voto favorable.

“Este referéndum es sobre el futuro del país y estoy seguro que los italianos, si leen la pregunta en la papeleta de votación, votarán por el cambio”.

Sin duda un ejercicio interesante que podría animar a los ciudadanos de otros países a buscar cambios semejantes y a reducir el tamaño de los legislativos saturados e ineficientes, como la Cámara de Senadores de México.

Más información thelocal.it

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net