En Mali, donde el 90% de la población es musulmana, el parlamento elaboró y aprobó una nueva ley familiar que concede mayores derechos a las mujeres y que establece que el matrimonio es una instancia civil y no religiosa.

Entre los derechos que se conceden está la igualdad entre hombres y mujeres puesto que la mujer ya no tiene la obligación de obedecer a su marido. Además se le conceden mayores derechos de herencia  y se establecen los 18 años como la edad mínima legal para contraer matrimonio.

Este nuevo código, sin embargo, ha tenido gran oposición por parte de los grupos musulmanes, no solo de hombres, sino también de mujeres, quienes se han quejado de que la nueva ley pretende contradecir a Corán. La presidente de la asociación de muejres musulmanas señaló que la ley solo satisface a unas cuantas a quienes señaló como intelectuales, pero que el resto de la población no está de acuerdo con no estar obligadas a obedecer al hombre quien debe proteger a la mujer.

Frente a esta oposición y para evitar divisiones en el país, el presidente de Mali decidió regresar la ley al Parlamento en un revés para su administración puesto que él apoyaba las nuevas disposiciones legales.

Los grupos feministas que estaban tras la ley lamentan el hecho puesto que han luchado por más de 10 años para buscar un cambio en la legislación.

Fuente BBC News

www.miabogadoenlinea.net