Suero

La Corte Suprema de Nuevo México, Estados Unidos, determinó que los pacientes que padecen enfermedades terminales no pueden ser asistidos por médicos para quitarse la vida, echando abajo la decisión de una Corte de Distrito que había sentenciado que los médicos no podían ser procesados bajo la ley estatal del suicidio asistido, la cual clasifica el ayudar a una persona a suicidarse como un delito en cuarto grado.

“Si se reconociera la existencia de un derecho absoluto y fundamental para que un médico asista a una persona a morir, abundarían entonces los cuestionamientos en materia constitucional en relación a la legislación que define lo que es una enfermedad terminal”.

La Unión Americana de Libertades Civiles de Nuevo México (ACLU-NM), inició la lucha en contra la legislación de suicidio asistido de un paciente terminal en el estado en 2012, y se refirió al fallo de la corte como una “trágica noticia” para los pacientes que luchan con alguna enfermedad terminal.

“Desde el comienzo, este caso ha tenido que ver con darle a la gente mayores opciones y control al final de su vida y nos sentimos profundamente decepcionados de que las cortes hayan decidido ir en contra de permitirles a los doctores darles a sus pacientes este tipo de atención”, según dijo la abogada en cooperación de la ACLU-NM, Laura Schauer Ives.

Según el portavoz de la ACLU-NM, Micah McCoy, ahora cambiarán de estrategia y buscarán que el Congreso local modifique la ley en  Nuevo México.

El caso inició con una paciente de Santa Fe que padece cáncer uterino avanzado y que pretendía que la legislación de Nuevo México, que impide que los médicos le asistan para morir, fuera declarada inconstitucional.

La muerte asistida está prevista en cinco estados de la Unión Americana, California, Oregon, Washington, Montana y Vermont.

Más información en diario.mx


miabogadoenlinea.net


Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net