Mapamundi con conexión a la red

La mañana de este martes, la Corte Federal de Apelaciones del Circuito para el Distrito de Columbia emitió un importante fallo a favor de la neutralidad de la red, estableciendo que el acceso a Internet es un servicio público y no un lujo, lo que permite que se sigan adoptando medidas que protegen a los usuarios de la red en contra de políticas restrictivas de los proveedores del servicio de banda ancha.

El caso fue presentado ante los tribunales por más de media docena de compañías de telecomunicaciones que se inconformaron en contra de las reglas para la neutralidad de la red establecidas por la Federal Communications Commission (FCC, Comisión Federal de Comunicaciones) de los Estados Unidos, y que entraron en vigor el 15 de junio de 2015. Si bien no se otorgó un aplazamiento para el inicio de la vigencia de estas reglas, el caso fue analizado por el panel de tres jueces de la Corte.

A las compañías de telecomunicaciones no les conviene que se disponga que el acceso a Internet es un servicio público, como el servicio telefónico, ya que esto evita que las operadoras ofrezcan “vías rápidas”, es decir, que ciertos servicios tengan que pagar para facilitar o acelerar el acceso de los usuarios a sus sitios que el resto; algo que dividiría Internet en dos.

Mediante su fallo, la Corte de Apelaciones confirma que el acceso a Internet es un servicio público que debe ser igualmente accesible para todos los estadounidenses, en lugar de un lujo que no debe ser supervisado cercanamente por el gobierno.

“Después de una década de debates y batallas legales, la decisión de hoy confirma la facultad de la Comisión de ejecutar las más estrictas protecciones a Internet, tanto en redes fijas como móviles, que asegurarán que el Internet permanezca abierto, ahora y en el futuro”, expresó en un comunicado Tom Wheeler, presidente de la FCC.

Pese a que se trata de una decisión importante, la batalla para mantener la neutralidad en la red está lejos de finalizar, pues las compañías de telecomunicaciones han asegurado que llevarán este caso hasta la máxima instancia, es decir, la Suprema Corte de Justicia.

“Siempre hemos esperado que este asunto sea decidido por la Suprema Corte, y esperamos formar parte de la apelación”, dijo David McAtee II, ejecutivo senior y consejero general de AT&T tras conocer el fallo.

Paralelamente a las acciones legales en contra de las disposiciones en materia de neutralidad, las operadoras de telecomunicaciones también están cabildeando en el Congreso de Estados Unidos una ley que en la práctica le negaría a la FCC los recursos necesarios para hacer cumplir las reglas de la neutralidad de la red.

“En tanto que es poco probable que este sea el último paso en esta batalla de una década de duración sobre la regulación de Internet, exigimos a los líderes de ambos partidos del Congreso para que renueven sus esfuerzos para legislar leyes significativas que puedan finalizar la actual incertidumbre, promover la inversión en redes y proteger a los consumidores”, declaró en comunicado, Michael Powell, presidente la Asociación Nacional de Cable y Telecomunicaciones.

Empresas como Google y Netflix apoyan la neutralidad en red y han advertido que sin reglas que establezcan límites, los proveedores del servicio de banda ancha podrían verse tentados a crear modelos de negocios perjudiciales a los consumidores y, por ejemplo, degradar la calidad de las descargas y servicios de streaming para cobrar cuotas a las compañías web o promover de forma inequitativa sus propios servicios o el contenido de sus asociados.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net