Mujer y hombre molestos

En España, la Audiencia Provincial de Cantabria, condenó a una mujer a indemnizar por daño moral con €30,000 a su ex esposo a quien sólo tras el divorcio le hizo saber que la hija que había criado como biológica podía ser de otro hombre.

Se trata de una sentencia que, al ser desechada en la apelación, confirma la sentencia de primera instancia de un tribunal de Santander que encontró a esta mujer responsable de daños.

De acuerdo con los hechos, la exesposa insinuó al exmarido tras el divorcio que la hija de 18 años que tenían en común podía no ser su hija biológica. El cuadro depresivo del hombre se vio agravado por esta noticia que luego, mediante una prueba de paternidad confirmó que no había relación biológica con la hija, a quien no ha vuelto a ver.

El hombre expuso que siempre tuvo una participación activa en la crianza de la hija y que existía un “vínculo afectivo muy importante” entre ellos.

Con base en los hechos, el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santander concluyó que frente a la imposibilidad de probar " que existió una ocultación, "puede presumirse que la esposa que mantiene simultáneamente relaciones sexuales con otro hombre y queda embarazada sabe o puede saber que existe más de una paternidad posible". Por lo tanto, a juicio del tribunal, debe hacer "todo lo razonable" para determinar la paternidad biológica desde el primer momento.

La sentencia de primera instancia concluye que la mujer no hizo nada para resolver las dudas de su exesposo y que incluso se opuso "radicalmente" a la demanda de impugnación de paternidad que interpuso el hombre cuando conoció el resultado de las pruebas y que concluyó con una sentencia en la que se declaraba que no era el padre.

Al reclamar la indemnización, el exesposo había solicitado una indemnización de €70,000 señalando que el impacto que había sufrido con la noticia fue similar al de un padre cuyo hijo fallece, sobretodo porque perdió todo contacto con quien suponía su hija.

Sin embargo, se consideró que el monto solicitado era excesivo porque "son otras las pérdidas que se producen cuando fallece una persona joven", pese a que el hombre no había querido tener contacto con la supuesta hija, rompiéndose la relación paterno filial que hasta entonces los había unido.

Por lo anterior se fijó la compensación en €30,000, una cantidad que se ha considerado “adecuada” al daño.

Esta sentencia, en todos sus aspectos se confirma al haberse desestimado la apelación presentada por la ex esposa ante la Audiencia Provincial de Cantabria.

Más información elmundo.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net