Mazo y birrete

En Sudáfrica se ha desatado una controversia en torno de un comentario que la juez Mabel Jansen del Tribunal Superior de Johannesburgo, hizo de forma privada en Facebook a la cineasta Gillian Schutte, comentando que la violación forma parte de la cultura de los hombres de raza negra. La juez Jansen es de raza blanca y su comentario ha sido calificado de racista.

Pese a que el comentario lo hizo de forma privada, su interlocutora hizo públicos estos comentarios y los expuso a la Comisión del Servicio Judicial. La cineasta explicó en su perfil de Facebook las razones para hacer de conocimiento público los comentarios de la juez Jensen entre las que señala “ilustrar cómo estos tropos coloniales siguen empelando la narrativa dominante blanca y fácilmente se emplea para socavar movimientos y personas de raza negra que signifiquen una amenaza al status quo…en detrimento de las mujeres que son víctimas de violación”.

La primera denuncia en contra de la juez fue presentada por el abogado Vuyani Ngalwana, tanto como representante de la organización Advocates for Transformation in Johannesburg como en su capacidad de persona física.

Recibida la denuncia, la Comisión del Servicio Judicial recomendó al ministro de justicia Michael Masuthu, conceder una licencia especial de separación del cargo a la juez Jensen en tanto se resuelve el fondo del asunto.

Entrevistada sobre este tema, la experta en derecho de medios sociales, Emma Sadlier, dijo que los jueces están obligados a cumplir el Código de Conducta Judicial de la Comisión del Servicio Judicial, tanto en su capacidad personal como en sus funciones judiciales.

La Ley de la Comisión de Servicio Judicial de 1994 establece el Código de Conducta y su Sección 12 dispone que sirve como "el parámetro de la conducta judicial vigente, que los jueces deben cumplir y en la que cualquier incumplimiento intencional o negligencia grave del Código puede equivaler a una mala conducta que dará lugar a medidas disciplinarias…"

Así, “el objetivo de este Código es ayudar a cada juez a establecer asuntos éticos y profesionales y a informar a los habitantes sobre la ética judicial de la República”.

De acuerdo con este Código, los jueces tienen las siguientes obligaciones:

  1. Siempre, y no solo en el ejercicio de sus funciones oficiales, actuar de forma honesta y acorde con el sistema judicial.
  2. Comportarse en su vida profesional y privada de una forma que realce la confianza pública o el respeto en el sistema judicial.
  3. Personalmente evitar o desasociarse de comentarios o de conductas de una persona sujeta a su control, que son racistas, sexistas o de una manifiesta discriminación en violación de la equidad garantizada por la Constitución.
  4. En los tribunales y salas actuar cortésmente y con respeto a la dignidad de otros.

“La naturaleza multicultural de la sociedad africana exige una sensibilidad especial para las percepciones y sensibilidades de todos los que están involucrados en procedimientos judiciales”, dispone el Código de Ética.

En este sentido, la organización Freedom Under Law declaró en un comunicado que los comentarios filtrados son “simplemente inaceptables” especialmente cuando fueron hechos por un juez en funciones.

“No se puede esperar que los imputados de raza negra ni los litigantes tengan confianza en los asuntos que están siendo expuestos a la juez Jensen hasta que la Comisión del Servicio Judicial tome alguna resolución”.

Se espera que más personas y organizaciones presenten sus quejas ante la Comisión del Servicio Judicial respecto de la conducta de la juez, en tanto ya hay abogados que están planteando qué tanta validez han tenido las decisiones tomadas por esta juez en los casos que revisó y que involucraron a personas de raza negra.

Más información timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net