En esta semana que termina se llevó a cabo la primera operación de trasplante de cara en España, la octava que se realiza en el mundo, y por la trascendencia e interés que generó se violaron los derechos de confidencialidad tanto de los familiares del donador como del receptor.

La operación fue dada a conocer en un comunicado emitido por el Ministerio de Sanidad, la Consejería de Sanidad de Valencia y los médicos que participaron en la intervención, y en él solo dieron a conocer datos que indicaban que el donador era un hombre de 35 años muerto a causa de un accidente de tráfico. Este comunicado no violó la ley puesto que no dieron a conocer más datos que los permitidos.

Pero quizá en este caso esos y la filtración de alguna otra información como que el fallecido se encontraba en el mismo hospital, ayudaron a encontrar al donador y en cuestión de horas la comunidad española conocía la identidad de este hombre que falleció en Valencia tras el accidente que sufrió cuando su vehículo se estrelló contra una pared.

Los familiares del donador amenazaron con indicar acción penal contra quien resultara culpable por filtrar esta información pues aunque su familiar no está protegido por la Ley Orgánica de Protección de Datos, que se aplica solo a personas vivas, sí aplica a su caso la Ley de Transplantes.

La Ley de Transplantes de España establece claramente que no podrán facilitarse ni divulgarse información que permita la identificación de quien dona ni de quien recibe los órganos donados y lleva esta confidencialidad a la prohibición de que se conozcan entre sí los familiares del donador y el receptor para evitar, según dice una experta, alguna enfermedad patológica.

Debido a la existencia de esta ley los datos de los trasplantes están sujetos a diversos controles de seguridad, pero en este caso se trató de una operación en que intervinieron más de 50 personas entre personal de salud y administrativo, y de un caso único hasta el momento por lo que la identidad del receptor no se podía mantener en secreto para los familiares del donante.

Fuente El país.com

www.miabogadoenlinea.net