Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 606
powered by social2s

En julio pasado se presentó en Malasia el primer caso de castigo corporal a una mujer por ingerir bebidas alcohólicas.

Se trata de la sentencia a una modelo de 32 años llamada Kartika Sari Dewi Shukarno quien fue sorprendida por las autoridades islámicas bebiendo una cerveza en un club nocturno.

Esta mujer fue sentenciada a ser azotada seis veces con una vara de ratán en el mes de julio y al haber concluido el período de apelación sin que ella interpusiera recurso alguno, la sentencia será ejecutada. Para ello, la sentenciada será trasladada a una prisión para mujeres donde permanecerá por una semana y será azotada cuando las autoridades penitenciarias así lo juzguen pertinente. El período de siete días comenzará el próximo lunes.

Para los musulmanes beber alcohol es una seria ofensa, por lo que consideran que la sentencia no es en sí un castigo sino una medida para educar respecto del cumplimiento de las leyes.

En Malasia el régimen judicial es compartido por tribunales musulmanes, con facultades para conocer asuntos no solo religiosos sino también civiles, y por tribunales laicos para quienes no son musulmanes. Sin embargo las penas corporales como los azotes también forman parte del catalogo de sanciones de las leyes laicas, y aplican para delitos sexuales y corrupción y se exceptúa de ellos a mujeres, niños y mayores de 50 años.

Debido a este régimen dualista no está prohibido que los centros nocturnos vendan bebidas alcohólicas, como sí lo está en otras naciones musulmanas, y tampoco están obligados a verificar si el comprador es musulmán o no. Sin embargo las autoridades religiosas han estado efectuando operativos en diversos centros nocturnos para detectar el consumo de alcohol y han detenido ya a varias personas por este delito, muchos de los cuales han apelado las sentencias.

Fuente Fox News

 
www.miabogadoenlinea.net

powered by social2s