0
0
0
s2smodern

El viernes de la semana pasada, el Consejo Supremo de la Sangha de Tailandia entregó a la oficina del primer ministro la nominación del monje Somdet Phra Maha Ratchamangalacharn para ser nombrado el 20 patriarca de la comunidad budista de Tailandia. Se trata de un polémico nombramiento debido a los lazos de este monje con una corriente budista relativamente nueva que contradice las enseñanzas tradicionales del budismo Theravada, tradicional en Tailandia y otros países del sur de Asia.

El nombramiento del patriarca, que es líder del budismo en Tailandia, está regulado por la Ley de la Sangha, entendiendo por Sangha a la comunidad budista. Esta ley fue promulgada en 1962 por el primer ministro Sarit Thanarat, quien llegó el poder en 1957 gracias a un golpe de estado y retuvo el poder hasta su muerte en 1963. La ley sirvió a los intereses del gobierno para mantener control sobre el grupo de monjes de la misma forma en que se disolvió al Parlamento para mantener todo el control político.

De acuerdo con esta ley, el Consejo Supremo de la Sangha debe nominar al monje más antiguo para ser el nuevo patriarca. Este nombramiento es entregado por la Oficina Nacional de Budismo, que actúa como secretaría del Consejo, a la oficina del primer ministro quien lo presenta al rey para el nombramiento final. Sin embargo, el primer ministro está obligado a no presentar asuntos al rey si existe alguna controversia por lo que presumiblemente este nuevo nombramiento no será presentado en el corto plazo.

Conforme a la ley, a Somdet Phra Maha Ratchamangalacharn, de 90 años de edad, corresponde el nombramiento. Sin embargo, es el abad del controvertido templo Wat Pak Nam Phasi Charoen asociado con la corriente Dhammakaya, que además de que a juicio de otros budistas representa una visión capitalista del budismo, políticamente está vinculado con la familia de los Shinawatra, que dio dos primeros ministros. La más reciente, Yingluck Shinawatra, en proceso por cargos de corrupción, fue depuesta en 2014 por un golpe de estado de la actual junta militar por lo que su nombramiento no sólo encuentra oposición del budismo tailandés, sino también oposición política.

La decisión de nombrar a este monje como el 20 patriarca fue tomada en secreto por el Consejo Supremo de la Sangha debido a lo controvertido del nombramiento. Conocido este nombramiento, un grupo de budistas seguidores del difunto monje Luang Ta Maha Bua presentó una carta al primer ministro Prayut Chan-o-cha pidiéndole que invoque la Sección 44 de la ley interina para que se reforme la Ley de la Sangha y se otorgue al rey de Tailandia la facultad exclusiva de nombrar al patriarca. Con esta carta se enviaron 1.7 millones de firmas en apoyo de la petición.

La pretensión es que el nombramiento del nuevo patriarca recaiga sobre alguien nombrado según sus aptitudes, visión y desempeño y no en alguien que debido a un intrincado sistema de jerarquías regulado en la ley, se haga merecedor del nombramiento pese a no mantener intacta la doctrina. Con una reforma a la ley, se sostiene, los monjes deberán adaptarse a las necesidades modernas para mantener vivo el budismo en Tailandia.

Más información bangkokpost.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern