Fachada del Hotel Ahwahnee

Para desagrado de muchos, el jueves de la semana pasada el Servicio Nacional de Parques de los Estados Unidos anunció que, debido a un proceso judicial en trámite sobre propiedad intelectual, icónicos nombres de sitios del parque nacional de Yosemite, ubicado en la Sierra Nevada de California, tendrían que cambiar por lo que el hotel conocido como The Ahwahnee cambiará de nombre a The Majestic Yosemite Hotel, entre otros.

El proceso referido fue iniciado en septiembre de 2015 por la anterior concesionaria conocida como DNC Parks & Resorts at Yosemite Inc., que es una subsidiaria del grupo Delaware North, con domicilio en Búfalo, Nueva York.

Se trata de una demanda presentada ante la Corte Federal de Reclamos en Washington, D.C, y en ella piden del Servicio Nacional de Parques un pago compensatorio por los daños que se les ocasionó con la nueva adjudicación por no haber obligado al nuevo concesionario, Aramark, a “comprar y pagar el valor justo de la propiedad”. Así, señalan que de haber informado que al nuevo concesionario no se le obligaría a comparar la propiedad intelectual u otra propiedad intangible, la propuesta de la empresa adjudicada hubiera sido materialmente diferente

Delaware North establece que su subsidiaria mantuvo el registro y explotó completamente las marcas que asumió cuando ganó la concesión del parque Yosemite y que “creó, usó y registró” marcas adicionales.

El problema reside en el valor de la propiedad intelectual. Mientras que Delaware North la valúa en 44 millones de dólares, el Servicio Nacional de Parques la valoró en apenas 1,6 millones de dólares. Así, por considerar que el valor solicitado por las marcas es “inadecuado y tremendamente inflado”, se llegó a la decisión de renombrar Yosemite pese a que se trate de nombres que para los visitantes son muy familiares.

En un comunicado de prensa, Delaware North declaró estar “sorprendida y decepcionada de que el Servicio Nacional de Parques hubiera considerado usar los queridos nombres de lugares en Yosemite como moneda de cambio en una disputa legal” y aseguraron que en el pasado habían ofrecido conceder licencias de uso de esas marcas de forma gratuita para que siguieran siendo usadas en el parque nacional.

“Mientras que es desafortunado que tengamos que tomar esta acción, cambiar los nombres de estos lugares nos ayudará a proporcionar un servicio integral para el público estadounidense durante la transición al nuevo concesionario”, explicó, por su parte, el superintendente de Yosemite Don Neubacher al dar a conocer la decisión.

Mientras, el proceso legal continúa.

Más información sacbee.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de outsideonline.com Photo: Bryce Edwards / Flickr