Después de sufrir un accidente que le dejara cuadripléjico y con la necesidad de asistencia las 24 horas del día, un australiano de nombre Christian Rossiter ha solicitado ante la Corte Suprema de su localidad le permitan morir de hambre puesto que vive en un constante infierno.

 

El abogado de Rossiter ha solicitado una audiencia para escuchar la declaración de su cliente. Ante la dificultad de transportarlo a la corte, la solicitud es para que el juez acuda al lado del este hombre y escuche directamente lo que tiene que decir. El juez recibió la solicitud y fijó fecha de audiencia para el próximo viernes, aunque mencionó que con una declaración por escrito podría bastar para conocer el asunto.

 

Rossiter ha declarado que vive un infierno puesto que no puede moverse cuando antes solía ser una persona que practicaba la caminata y ha movido a la opinión pública a favor de su causa manifestando que las leyes australianas deberían cambiar para permitir la eutanasia en casos tan extremos como el suyo como sucede en Suiza.

 

El juez deberá determinar si permite que se deje de administrar la asistencia a este paciente para que muera de hambre, sin responsabilidad para el centro de cuidados donde se encuentra ni para quienes ahí trabajan e incluso deberá determinar si se le permite en ese trance la administración del algún medicamento que adormezca sus sentidos, puesto que Rossiter ha declarado que no le tiene miedo a la muerte sino al dolor.

 

Christian Rossiter nos recuerda la historia de Ramón Sampedro llevada a la pantalla grande con el título de Mar Adentro y protagonizada por Javier Bardem.

 

Fuente News.com.au

 

www.miabogadoenlinea.net