0
0
0
s2smodern

A principios del mes de noviembre, el periódico The New York Times publicó que la oficina del fiscal general de Nueva York había abierto investigación a la petrolera Exxon Mobil para determinar si la compañía mintió a sus consumidores sobre los riesgos del cambio climático o a sus inversionistas sobre cómo esos riesgos podían afectar el negocio del petróleo. Especialistas en materia energética opinan que esa investigación podría abarcar a otras empresas del ramo del petróleo.

El asunto radica en que muchas empresas petroleras han financiado cabildeos y estudios de investigación sobre el cambio climático, algunos desde la década de los años 70, pero resistiendo la presión que durante años han ejercido grupos ambientalistas para que informen a sus inversionistas sobre los riesgos que límites más estrictos a las emisiones de carbono podrían tener en el negocio.

Exxon Mobil no es la única empresa que ha financiado esos estudios o creado grupos u organizaciones que cuestionan las políticas diseñadas para afrontar el cambio climático, como las organizaciones Global Climate Coalition y American Legislative Exchange Council, ALEC.

Así, la Coalición empezó en la década de los años 90 una campaña de oposición para que el gobierno de los Estados Unidos no se involucrara en los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, como el Protocolo de Kioto. BP (British Petroleum), Shell, Texaco (ahora parte de Chevron) y Exxon Mobil, entre muchosotros, eran parte de esta coalición que se disolvió en 2002.

“Hubo un esfuerzo concertado de múltiples petroleras estadounidenses para empañar el consenso científico sobre cambio climático durante los años 90”, dijo Paul Bledsoe, quien fue asistente del expresidente Bill Clinton en asuntos de clima.

Las primeras petroleras en retractarse de esta política opositora fueron las europeas como BP y Shell. Siguiendo esta tendencia Shell anunció en meses pasados que no renovará su membresía en ALEC que es un grupo de empresas que se han opuesto a los mandatos gubernamentales, subsidios y otros esfuerzos para incentivar a las empresas a desarrollar y utilizar fuentes de energía renovable.

Sin embargo para evitar ser perseguidos precisamente por orientarse hacia un solo aspecto del cambio climático, han sido las grandes empresas petroleras las que también han financiado investigaciones sobre el tema e incluso han empezado a trabajar en la generación de fuentes de energía alternas renovables, como la energía geotérmica o el proyecto de Exxon Mobil de transformar algas marinas en biocombustibles para impulsar vehículos y que a la vez succionen carbono.

Por lo anterior, abogados expertos en materia energética consideran que la fiscalía tendrá muy difícil al presentar su caso contra las petroleras, señalando que será más difícil armar este caso que lo que fue armarlo en contra las tabacaleras porque estas últimas ocultaron información de sus consumidores mientras que las petroleras han presentado información abiertamente.

Por lo pronto la oficina del fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, ya citó a Exxon Mobil para que entregue una gran cantidad de documentos que incluyen correos electrónicos e información financiera.

Sobre este citatorio, Kenneth Cohen, vicepresidente de asuntos públicos de Exxon Mobil declaró: “Inequívocamente rechazamos los alegatos de que Exxon Mobil ha ocultado investigaciones sobre el cambio climático”.

La investigación abierta, sin embargo, no deja de ser muy interesante porque apunta a un tema sumamente importante que aunque sigue siendo negado por algunos, se une a los esfuerzos mundiales por conducir a declaraciones judiciales de lo inequívoco del cambio climático y del papel que todos hemos jugado (y seguimos jugando) en ello.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern