De acuerdo con un estudio publicado el pasado mes de noviembre por la investigadora Myrna Dawson, en Canadá los feminicidios cometidos por las parejas de las mujeres son más propensos a ser castigados penalmente, pero reciben sentencias menos largas que los hombres que matan mujeres que les son desconocidas.

Myrna Dawson califica a este fenómeno como “descuento por intimidad”: “Esto puede significar que las mujeres asesinadas por parejas masculinas son vistas todavía como propiedad y, por tanto, estos feminicidios nos son tratados tan seriamente como otros feminicidios”.

Otro factor que puede ser clave para entender el fenómeno es que el homicidio realizado por una pareja sentimental es visto como un crimen pasional o el resultado de una provocación de la víctima. Sin embargo, en el estudio se señala que, pese a estas creencias, algunas investigaciones exploratorias muestran que la premeditación o intención es más probable en estos casos. Sin embargo, son pocos los estudios que se han conducido sobre el tema.

Judicialmente, los feminicidios cometidos por parejas sentimentales son más fáciles de investigar, resolver y perseguir por lo que las sentencias más cortas pueden obedecer a la presentación de menos cargos a cambio de declaraciones de culpabilidad.

El estudio, titulado Punishing femicide: criminal justice responses to the killing of women over four decades, fue publicado en la revista Current Sociology. Para realizar el estudio, la investigadora Dawson, profesora asociada de Sociología de la Universidad de Guelph, analizó los casos de homicidio ocurridos en Ontario entre 1974 y 2013, un periodo en el que 1,381 mujeres fueron asesinadas por hombres. Para el estudio se revisaron informes de autopsia, reportes de la policía y archivos judiciales a fin de observar los cargos imputados, las declaratorias de culpabilidad y las sentencias.

Otro hallazgo importante en el estudio fue el llamado “efecto de la víctima femenina” que implica que los hombres que asesinan mujeres a menudo son tratados más severamente que los hombres que matan otros hombres, imponiéndose sentencias más largas a hombres que matan a mujeres desconocidas.

Sobre las razones de este efecto los investigadores son se han puesto de acuerdo. Una idea es que como los feminicidios usualmente ocurren junto con asaltos sexuales, hay un agravante. Otra teoría es que las mujeres suelen ser vistas como vulnerables y con una mayor necesidad de protección.

Al igual que lo muestran las cifras de la ONU a nivel mundial, la investigadora Dawson concluye que en Canadá es más probable que una mujer sea víctima de su pareja sentimental que de un extraño ya que de cada diez feminicidios solo uno es perpetrado por una persona extraña.

En Canadá, sin embargo, la tasa de feminicidios ha estado declinando sostenidamente durante décadas. “Ha habido cambios a lo largo del tiempo en la respuesta de los tribunales a los feminicidios, apoyando la conclusión tentativa de que los cambios legislativos y de políticas han contribuido a mejorar las respuestas sociales y legales a este tipo de delitos en Canadá”, se concluye en el estudio.

La publicación de este estudio se hizo en vísperas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se celebra el 25 de noviembre, iniciando una campaña de 16 días de activismo contra la violencia de género y que acaba el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

Como parte de este activismo la ONU hace un llamado a “pintar” el mundo de naranja como una llamada de atención para poner fin a la violencia cometida contra mujeres y niñas.

Más información thestar.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net