Los sistemas judiciales en materia penal parecen estar moviéndose hacia las decisiones de los jurados populares o ciudadanos, no solo en América Latina, sino también en otros sistema judiciales como el japonés en donde ya se juzgó por sistema de jurado el primer caso criminal después de más de 50 años.

 

El sistema de jurado popular existió hasta 1943 cuando se detuvieron por motivo de la Segunda Guerra Mundial. Se aprobaron legalmente nuevamente en el 2004, pero es hasta ahora que se ha presentado el primer caso real, después de numerosos simulacros.

 

Los expertos dicen que se trata de un sistema que no es muy popular en Japón debido a cuestiones culturales ya que a los japoneses no les gusta dar a conocer sus opiniones personales en público, ni discutir abiertamente con la gente o cuestionar la autoridad, además de que son reticentes a participar en casos en donde se pueda imponer la pena capital.

 

Este primer juicio estuvo a cargo de un jurado popular de seis personas y tres jueces. Para ser jurados popular la ley establece una edad mínima de 20 años y título de educación media superior como mínimo y se excluyen a los abogados y a los políticos.

 

A diferencia del sistema occidental, este jurado popular tiene la facultad de hacer preguntas al indiciado de manera directa y de dictar sentencia. Así, cada miembro del jurado, los 6 ciudadanos y los tres jueces, tienen un voto cada uno. Pero la ley establece ciertas reglas ya que no basta con que los tres jueces consideren a un indiciado culpable si cinco populares lo juzgan inocente, en cuyo caso prevalece la opinión del jurado popular. Pero si todos los miembros del jurado popular consideran que una persona es culpable, necesitan que al menos uno de los jueces vote en ese mismo sentido para condenar a la persona. Es así como se trata de un sistema de tutores en donde la ciudadanía aprende de los jueces quienes los supervisan.

 

El caso que se juzgó y que fue seguido muy de cerca por los medios y la ciudadanía japonesa se trató de acto de un hombre de 72 años contra su vecina de 66, a quien apuñaló tras una disputa dándole muerte. El hombre fue encontrado culpable y condenado a 15 años de prisión y se trató de un juicio de apenas 4 días de duración frente a otros juicios criminales que pueden durar varios años.

 

Fuente The New York Times

www.miabogadoenlinea.net