Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1165
powered by social2s

Después de que en el 2003 saliera Saddam Hussein de la presidencia en Irak, las fronteras de ese país se abrieron para muchas cosas, entre ellas para la comunicación, relajándose las estrictas leyes que existían en materia de censura a la libertad de expresión.

 

Sin embargo el gobierno actual está considerando volver a endurecer esas leyes puesto que consideran que a través de los medios tanto impresos como digitales la población iraquí tiene acceso a información que hace más daño a la sociedad que el beneficio que produce pues hay medios en donde se hace apología del delito o que incluso convocan a participar en delitos como los que reclutan guerrilleros suicidas.

 

En este sentido, las autoridades declaran que deben establecer medidas que permitan la libre expresión pero que a su vez no pongan en riesgo la seguridad nacional y el débil sistema democrático.

 

La Constitución de Irak reconoce la libertad de expresión, siempre que no violente el orden público o la moral. Con esa redacción se pueden expedir leyes que censuren dicha libertad para evitar perturbaciones al orden público y a la moral.

 

Es así como se están expidiendo una serie de leyes y normas tendientes a lograr un control más eficaz de los medios. Por ejemplo, los cafés Internet deben obtener un registro para seguir operando. Los prestadores del servicio de Internet se han alineado con el gobierno y expresan también que se vive en una época de momentos difíciles.

 

La ley que se está creando para regular Internet incluye la prohibición de sitios que contengan pornografía, referencias negativas hacia el Islam, que se consideren terroristas o que sean de apuestas.

 

Pero también se ha solicitado a los editores de libros que entreguen al ministerio de cultura una relación de sus publicaciones y sus autores a fin de que el gobierno indique los libros que no pueden seguir siendo distribuidos por ser nocivos para la sociedad.

 

Los defensores de estas leyes argumentan que lo principal en la democracia es cuidar de la sociedad en su conjunto y con ello de la seguridad nacional por lo que es aceptable la restricción de ciertas publicaciones. Sin embargo los que se oponen dicen que es regresar a la época de la dictadura donde existía un férreo control estatal.

 

La opinión de los jóvenes también está dividida pues hay quienes se oponen al bloqueo de ciertos sitios de Internet, como los pornográficos, y hay quienes desean regresar a una vida más simple en donde no era tan fácil cometer acciones pecaminosas o prohibidas por su religión.

 

Fuente The New York Times

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s