El abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha emitido un dictamen en el caso Europa vs Facebook, en el que concluye que el sistema que permite la transferencia de datos personales de la Unión Europea hacia Estados Unidos no es válido.

El caso Europa vs Facebook fue promovido por un joven abogado austriaco llamado Max  Schrems que en 2011 inició un movimiento a favor de la privacidad en Facebook.

Max inició su campaña al haber descubierto en 2011 durante una conferencia del abogado especialista en privacidad de Facebook, Ed Palmieri, que éste tenía un conocimiento limitado sobre las leyes europeas de protección de datos.

Schrems decidió aplicar la Declaración de Derechos y Responsabilidades que dispone que los usuarios que no residen en Estados Unidos o Canadá, celebran un acuerdo con Facebook Ireland Limited, lo que sujeta a la red social a la legislación europea sobre protección de datos y específicamente a la legislación de Irlanda.

Haciendo uso del derecho de acceso que otorgan las leyes irlandesas de protección de datos personales obtuvo la información que sobre él conserva Facebook, más de 1200 páginas divididas en 57 categorías. A partir de entonces Schrems presentó más de 20 quejas ante el Comisionado de Protección de Datos en Irlanda a fin de que determine si existen violaciones a las disposiciones sobre protección de datos personales.

El 25 de junio de 2013, Schrems y su grupo Europa vs Facebook finalmente presentaron una denuncia ante el Comisionado contra Facebook Ireland Ltd por enviar sus datos personales a los servidores de la compañía en Estados Unidos, ya que la legislación y la práctica estadounidenses no ofrecen protección real alguna a los datos almacenados en el territorio como se demostró con las revelaciones efectuadas a partir de mayo de 2013 por Edward Snowden sobre las actividades de los servicios de inteligencia estadounidenses y, en particular, de la National Security Agency (Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, NSA).

La Comisión determinó que la queja no tenía méritos y la desechó, ya que no había pruebas de que la NSA hubiera accedido a los datos personales de Schrems.

Schrems apeló esta decisión ante el Tribunal Supremo irlandés en junio de 2014. El Juez de apelaciones expuso que la intercepción de comunicaciones sólo es válida conforme a la legislación irlandesa si es proporcional, y el acceso masivo e indiscriminado a datos personales no se ajusta en modo alguno a ese principio de proporcionalidad y, por tanto, debe ser considerado contrario a la Constitución irlandesa.

Así el juez concluyó que a la luz de la legislación irlandesa el caso no debió haber sido rechazado por la Comisión, sin embargo el juez consideró necesario hacer una consulta al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para analizar el caso desde el punto de vista de la legislación de la Unión Europea.

El abogado general del TJUE ha concluido que "Si una autoridad nacional considera que una transferencia de datos socava la protección de los ciudadanos de la UE en relación con el tratamiento de sus datos personales, puede suspender esa transferencia, con independencia de la evaluación general que haya realizado la Comisión Europea", según un comunicado del Tribunal.

Las opiniones de los abogados generales de la UE son orientativas pero no vinculantes para la resolución del tribunal.

De ratificarse esta opinión por el TJUE, Irlanda estaría en posibilidad de ordenar a Facebook que se suspenda la transferencia de datos personales hacia Estados Unidos, al no brindarse en ese país la protección suficiente. En Irlanda se concentra toda la información de los usuarios de Facebook que se encuentran fuera de Estados Unidos o Canadá.

Más información en 20minutos.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net