El viernes de la semana pasada la Suprema Corte de Justicia del estado de Washington, Estados Unidos, concluyó con votación de 6 contra 3 que la ley que crea las llamadas escuelas charter, que reciben fondos públicos pero se administran de forma privada, es inconstitucional y que por tanto estas instituciones educativas no deben seguir operando en el estado.

Las escuelas charter, privilegiadas, fueron creadas como respuesta a las críticas contra el sistema educativo de los Estados Unidos de tal forma que privadamente deciden su currículo educativo pero reciben fondos del estado como lo hacen las escuelas públicas.

En el estado de Washington este tipo de escuelas fueron creados en una ley en 2012 que además de establecer las reglas de operación, disponía que en cinco años podían estar operando en el estado 40 nuevas escuelas.

La ley fue recurrida por organizaciones como Washington Education Association, League of Women Voters of Washington, El Centro de la Raza, y varios demandantes individuales que cuestionaban la constitucionalidad de las escuelas charter porque al recibir fondos públicos, provenientes de los impuestos, deberían ser administradas públicamente y no privadamente. Reclamaban que estas escuelas “robaban” fondos de los salones de clases.

En diciembre de 2013 la juez de la Corte Superior del condado de King, Jean Rietschel, desechó por inconstitucionales algunos aspectos de la ley recurrida que hubieran facultado a las escuelas charter a acceder a fondos públicos para construcción, pero esencialmente dejó el camino libre para que se autorizara la creación de nuevas escuelas en el distrito escolar de Spokane. La sentencia fue apelada.

La Suprema Corte de Washington escuchó los argumentos orales en octubre de 2014 y hubiera sido deseable que este fallo se hubiera entregado antes de que hubiera dado comienzo el nuevo ciclo escolar y no una vez que ha iniciado con cinco nuevas escuelas charter operando.

En el fallo de la Suprema Corte, la magistrada Bárbara Madsen, escribiendo por la mayoría, señaló que estas escuelas no son “escuelas comunes” “porque están administradas por consejos nombrados y no elegidos por votación” Por tanto, “el dinero que es destinado a escuelas comunes está siendo inconstitucionalmente destinado a escuelas charter.”

Hasta el momento se desconoce qué sucederá con los más de mil estudiantes que han iniciado curso escolar en escuelas charter en el estado de Washington ya que los afectados tienen todavía 20 días para solicitar una reconsideración a la Corte antes de que su decisión sea final. Por lo pronto se desconoce si la oficina del fiscal general del estado o la Asociación de Escuelas Charter pedirán esta reconsideración.

Más información Seattletimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net