Los problemas para el reelecto presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad no terminan con la oposición cuando comienzan con los mismos líderes religiosos que mostraron su apoyo después de las elecciones calificadas como fraudulentas por ciertos sectores iraníes.

Tras la elección de su primer vicepresidente, Esfandyar Rahim Mashaie, cuya hija es esposa del hijo de Ahmadinejad,  el Gran Ayatollah Nasser Makarem Shirazi emitió una fatua en donde solicita la destitución del cargo y la rectificación de su nombramiento como primer vicepresidente con facultades de suplir las ausencias del presidente en las reuniones del gabinete.

La fatua es un edicto con carácter legal emitido por mufti o persona conocedora de la ley y que suple las lagunas legales o la jurisprudencia. Si el país aplica predominantemente la Sharia o ley islámica, la fatua tiene gran valor legal.

En el edicto en cuestión se cuestiona la competencia de Mashaie como vicepresidente debido a recientes declaraciones en donde mencionaba que los iraníes eran amigos de todos, incluso de los israelitas. Además cuestiona su integridad moral toda vez que en una reunión con bailarinas turcas no se retiró del lugar.

El presidente ha defendido el nombramiento de su consuegro calificando como una persona leal a la revolución fundamentalista islámica de 1979 y al líder supremo, es decir, al líder religioso que ejerce su autoridad temporal como jurista islámico. Agregó que el nombramiento permanecerá.

Será el tiempo el que diga si el gobierno de Ahmadinejad puede soportar la presión de tanta oposición.

Fuente CNN.com

 

www.miabogadoenlinea.net