Planta de marihuana

El martes de esta semana se publicó en la revista de la Asociación Médica de los Estados Unidos, Journal of the American Medical Association, un estudio que concluye que la evidencia científica de la eficiencia del uso de marihuana como medicina en diferentes padecimientos para los cuales las leyes han aprobado su uso, es insuficiente.

La más fuerte evidencia de que se trata de un medicamento efectivo está en el tratamiento de dolores crónicos y rigidez muscular en la esclerosis múltiple. Pero la evidencia es poco convincente en tratamiento de otros padecimientos como ansiedad, desórdenes de sueño y el síndrome de Tourette.

En los estados Unidos, actualmente son 23 estados y Washington D.C. los que han legalizado el uso de marihuana medicinal, permitiéndolo para diversos padecimientos que incluyen el Alzheimer, epilepsia, glaucoma, enfermedad del hígado, Parkinson y lupus, sin que exista evidencia concreta de su efectividad. Así, el editorial de la revista señala que la aprobación de las leyes respecto del uso en varias enfermedades se realizó sobre una pobre evidencia científica y con base en testimonios de algunos pacientes u otra evidencia no científica.

El estudio publicado esta semana evaluó 79 estudios que se hicieron en más de 6,000 pacientes. Los investigadores agruparon los resultados de los estudios que probaron la marihuana medicinal frente a placebos, tratamientos tradicionales y casos en que no se proporcionó tratamiento alguno. Muchos de estos estudios no encontraron evidencia conclusiva de beneficio alguno y sí de los efectos colaterales como mareos, boca seca y somnolencia. Un estudio similar pero menos exhaustivo, publicado también en esta revista, encontró resultados similares.

Además, se investigaron 47 marcas de productos como dulces, galletas y bebidas que se venden en locales autorizados en Los Ángeles y San Francisco, y se encontró que la mayoría de los productos estaban mal etiquetados respecto de las cantidades de los ingredientes activos.

Un laboratorio independiente que analizó las muestras encontró que en solo 13 de los 75 productos analizados se contenía el ingrediente activo de la marihuana, THC, en la cantidad señalada. La mayoría de los productos contenían este ingrediente en menores cantidades de las indicadas, pero cuatro las tenían en una elevada cantidad que supone un riesgo para la salud.

El editorial de la revista, realizado por dos psiquiatras de la Universidad de Yale, sugiere que el entusiasmo por la marihuana medicinal ha excedido los rigores de la investigación científica por lo que el uso extendido debería esperar a que se cuente con mejor evidencia de su efectividad.

“Quizá es momento de colocar al caballo en frente del carruaje”, escribieron los doctores Deepak Cyril D'Souza y Mohini Ranganathan, editorialistas, haciendo notar reiteradamente que el uso recreativo de la marihuana puede ser adictivo y que quedan preguntas sin respuesta respecto de los efectos en la salud a largo plazo por el uso de la marihuana y si su uso es justificado en niños cuyos cerebros en pleno desarrollo son más vulnerables a sus efectos.

La marihuana medicinal, si bien no ha probado su utilidad en los tratamientos, sí la ha probado como un negocio muy rentable.

Más información AP

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It