A finales del mes de mayo, los Colegios de Abogados que forman parte del Consejo de la Abogacía Europea, CCBE, votaron a favor de tomar parte como tercero interesado en el proceso que se sigue ante el Tribunal de Distrito de La Haya en los Países Bajos por la vigilancia a que fueron sometidos los abogados del despacho Prakken d’Oliveira, con domicilio en Ámsterdam.

En abril de 2014 el abogado Michiel Pestman del despacho de abogados Prakken d'Oliveira Human Rights Lawyers de Holanda, presentó una queja en contra del servicio secreto holandés, AIVD, por grabar las llamadas telefónicas de los abogados de la firma.

La queja se presentó ante el ministro del interior de Holanda, Ronald Plasterk, por la grabación ilegal de las llamadas telefónicas de los abogados del despacho con sus clientes, muchos de ellos acusados de terrorismo y señalados como extremistas.

En diciembre de 2014 el ministro de Interior holandés admitió que la AIVD había estado espiando durante años a Prakken d’Oliveira, escuchando las llamadas mantenidas con clientes y terceros. Sin embargo, no tomó medidas para proteger el derecho de los clientes al secreto de las comunicaciones mantenidas con sus abogados. Por tal motivo el citado despacho y la Asociación Holandesa de Abogados Penalistas, NVSA, demandaron al estado de Holanda para que el Servicio de Inteligencia holandés cese inmediatamente en la interceptación de las comunicaciones protegidas por el secreto profesional.

En vista de que la CCBE mantiene una política de intervenir, a petición de un miembro de un Colegio de Abogados nacional, como tercero interesado en los procesos judiciales que afecten a los valores fundamentales de la profesión, sus miembros aprobaron el 19 de mayo participar en este proceso ante el Tribunal de Distrito de La Haya, siendo representados en el mismo por un abogado holandés.

Al respecto, la Presidente del CCBE, Maria Ślązak, dijo: “El principio esencial de confidencialidad entre abogado y cliente está cada vez más amenazado por razones que no siempre se dejan claras a los ciudadanos. Éste es otro ejemplo desafortunado. Con nuestra intervención en este proceso queremos apoyar a nuestros colegas holandeses en sus esfuerzos por eliminar la interceptación de las comunicaciones entre abogado y cliente. Nuestro objetivo es poner fin a la vigilancia arbitraria y, a través del debate público y la acción judicial, contribuir a la creación de un marco jurídico que ponga límites claros a la vigilancia de las comunicaciones privadas”.

Desde 2013 el CCBE ha instado a la Unión Europea a que establezca un nivel mínimo de protección legal del secreto profesional frente a la vigilancia electrónica por parte de los gobiernos, incluyendo el uso de los servicios de comunicaciones electrónicas u otros servicios en la nube para las comunicaciones entre abogado y cliente.

De acuerdo con Bert Fibbe, presidente del Comité de Derecho Penal de la Abogacía de Holanda “la interceptación de las conversaciones entre abogado y cliente daña los valores fundamentales de la profesión jurídica, como la independencia y la confidencialidad, fuertemente protegidas en todos los Estados miembros de la Unión Europea. El objeto del proceso pendiente ante el Tribunal del Distrito de La Haya tiene por tanto una clara dimensión europea, razón por la que la Abogacía holandesa considera importante que CCBE intervenga también en el proceso”.

Más información www.abogacia.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net