Cinco hermanos están demandando al servicio noruego de bienestar infantil, Barnevernet, por no haber actuado con prontitud en su caso y no haberlos sustraído de su hogar oportunamente pese a haber vivido en un clima de violencia doméstica a manos de su padre quien ha sido diagnosticado con una enfermedad psiquiátrica.

Estos cinco hermanos, niños y niñas, fueron finalmente acogidos hace cinco años por el servicio de bienestar infantil de la municipalidad de Sandefjord, donde residían, después de que el padre mató a la madre y se vio la necesidad de internar al hombre para que recibiera tratamiento psiquiátrico.

Entre 2005 y 2009 la agencia recibió por lo menos doce reportes sobre la situación familiar por parte de la policía y de los niños más grandes.

Ahora están demandando por negligencia y pidiendo una compensación por 25 millones de coronas, equivalentes a unos 3 millones de dólares estadounidenses, por la pérdida de ingreso futuro que les ocasionó la falta de responsabilidad del organismo público.

“Ellos deben ser compensados porque se trata de cinco talentosas y capaces personas que no han tenido las vidas que hubieran podido tener si el Servicio de Bienestar Infantil hubiera hecho su trabajo”, declaró a los medios la abogada que los representa, Mette Yvonne Larsen.

Para el abogado que representa al organismo, Ivar Otto Myhre, es extraño que después de cinco años de que los niños fueron sacados de su hogar, estén presentando esta demanda.

“Encuentro extraño cómo se está revisando este caso hoy en día. Los niños dijeron que eran felices pero nunca pidieron ningún tipo de intervención que no se estuviera haciendo”, dijo el abogado justificando la falta de actuación del organismo.

Las golpizas que el padre propinaba a la madre fueron reportadas a la policía como lo recordó uno de los niños cuando concedió una entrevista a los medios en 2013.

Mientras el Servicio de Bienestar Infantil es demandado por negligencia, también se ha visto envuelto en polémica por sustraer de sus hogares a niños hijos de padres extranjeros por situaciones poco precisas.

Así, el abogado noruego Dag Sverre Aamodt, que representa por lo menos 50 casos en contra del sistema de bienestar infantil, dice que frecuentemente el organismo no fundamenta legalmente las causas por las que retira a los niños de la custodia de sus padres: “El Barnevernet puede criticar conductas completamente normales como que una madre abrace a su niño de dos años en su cama una mañana de domingo o que un padre haya tomado una cerveza la tarde del sábado”.

Muy probablemente el organismo tendrá que revisar sus políticas para evitar caer en este tipo de conductas contradictorias.

Más información Thelocal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net