Una corte francesa absolvió de los cargos de crueldad animal a la empresa productora de foie gras Ernest Soular, acusada por el grupo de protección a los animales L214 que en 2013 dio a conocer un video en que que se forzaba a las aves a ser alimentadas para alargar su hígado y servir así de paté.

Si bien en Francia el proceso de forzar el alimento a las aves, conocido como gavage no está prohibido, en el video se mostraba que Ernest Soular incurría en prácticas crueles hacia las aves que permanecen en jaulas individuales con dificultad para moverse, mostrando a los animales con abscesos y heridas en los ojos.

“La empresa Ernest Soulard es blanco porque tenemos suficiente evidencia para presentar un caso legal. Si la empresa es condenada, obviamente afectará la práctica de gavage que está prohibida en numerosos países”, declaró Hélène Thouy, abogada del grupo de defensores de animales.

Sin embargo la corte de La Roche-sur-Yon en la región de Vendée coincidió con la defensa de Ernest Soulard de que el video había sido editado y que las imágenes no correspondían en su totalidad con las instalaciones de esta empresa que provee de este producto considerado por algunos como una exquisitez a los mejores restaurantes de Francia como Le Fouquet’s, Le Georges V y los restaurantes del reconocido chef Alain Ducasse, Jules Verne y Le Meurice.

L214 asegura que las imágenes del video no fueron manipuladas y que “simplemente editaron juntas” las imágenes tomadas por alguien que tenía acceso a la planta. Sin embargo a juicio de la corte no lo demostraron suficientemente por lo que los cargos en contra del productor de foie gras fueron desechados.

“Aún si ciertas personas no coinciden con el método de producción, éste es perfectamente legal”, declaró Roland Tonarelli, director general de Ernest Soulard, quien añadió que “el bienestar de los animales es clave en nuestro comercio, nuestra razón de ser. Un animal en buena salud hace un buen producto”.

Para los protectores de animales la legalidad del método empleado no significa que no se trate de una práctica cruel hacia los animales pues los patos y gansos son sobrealimentados por un tubo para aumentarlos en cuatro veces su tamaño normal y poder utilizar su hígado.

“Algún día, miraremos atrás a la alimentación forzada de animales como una práctica barbárica que debería ser archivada en el museo de los horrores”, explicó con estas palabras este punto de vista la abogada Thouy.

Por lo pronto este fallo es un revés para las intenciones de los protectores de animales que pretendían poner a juicio la práctica del gavage y posiblemente prohibirla en Francia.

Respecto del foie gras, su comercialización fue prohibida en California, Estados Unidos en 2004. Sin embargo el mes pasado un juzgado federal revirtió esta prohibición aunque la fiscalía del estado presentará apelación a esta sentencia para mantener la prohibición de comercializar el paté.

Más información Thelocal.fr

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net