La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos, FCC, se prepara para votar el próximo 26 de febrero nuevas disposiciones  sobre la denominada “neutralidad en la red”. La “neutralidad de la red” significa que todos los contenidos sean tratados de manera uniforme, sin hacer distinciones y que los usuarios tienen derecho a acceder a lo que deseen, cuando deseen y como deseen.

Una de las decisiones más importantes que la FCC ha tomado sobre el tema es la Internet sea considerado un “servicio público de telecomunicaciones” en lugar de un servicio de información, lo que sería un cambio sustancial porque facultaría a la FCC para regular a los proveedores de servicio de banda ancha y evitar que discriminen entre los contenidos.

Así lo estableció Tribunal de Apelaciones en los Estados Unidos que al resolver un juicio promovido por Verizon en contra de la FCC estableció que aunque aunque el organismo tiene la capacidad de regular el tráfico de la Internet, al haber definido a los proveedores de servicio de banda ancha como un “servicio de información” y no como “servicios de telecomunicaciones”, no tiene jurisdicción sobre ellos y no puede regularlos.

Esta decisión generó una gran inquietud puesto que permite que los grandes proveedores de servicios de Internet puedan privilegiar los contenidos que transitan por la red a cambio de una contraprestación.

Antes este panorama el presidente Barack Obama, reconociendo la autonomía de la FCC, les pidió que protegieran las reglas de neutralidad de la red para evitar que cualquier proveedor de servicios de Internet pueda restringir o influir en el tráfico en línea.

Además de la opinión del presidente de Estados Unidos, más de cuatro millones de usuarios se han dirigido a la FCC para solicitarle que modifiquen sus reglas para que Internet siga siendo como hasta ahora.

Tom Wheeler, presidente de la FCC, ha hecho el anuncio de que el organismo analizará las nuevas reglas en un artículo publicado en la revista Wired, en el que reconoce que “los operadores de redes de banda ancha tienen una motivación comprensible de gestionar su red para maximizar sus intereses comerciales. Pero sus acciones pueden no ser siempre óptimas para usuarios de la red”.

Es por eso que anunció su intención de presentar a consideración de los demás miembros del organismo nuevas reglas que “preserven la Internet como una plataforma abierta para la innovación y la libre expresión”.

La iniciativa prohibirá la priorización pagada y el bloqueo y limitación de los contenidos y servicios que sean legales, y se propondrá que las reglas de la neutralidad en la red también apliquen en la red de banda ancha móvil.

“Todo esto se puede lograr fomentando al mismo tiempo la inversión en redes de banda ancha, preservando los incentivos para los operadores de banda ancha para invertir en sus redes” concluye Wheeler.

Algunos analistas aun no echan las campanas al vuelo y esperan a ver el contenido final de las reglas que serán aprobadas por el organismo ya que consideran que es irreversible la existencia de una red de dos velocidades en la que los grandes generadores de contenidos tendrán un “acceso preferente”.

De hecho, empresas como Netflix, líder en la distribución de contenidos audiovisuales por Internet, ya ha firmado convenios con algunos proveedores de servicos de Internet para asegurarse una mejor velocidad de transmisión a cambio de pagos regulares.

El mundo está a la expectativa de la decisión que tome la FCC porque tendrá una repercusión tarde o temprano en todos lados. Algunos dicen que habrá que darle las gracias a Verizon por estas nuevas reglas, motivadas por su juicio en contra de la FCC.

Más información larazón.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net