Este martes se presentó ante la policía de la prefectura de Hyogo, Japón, una denuncia en contra de la científica japonesa Haruko Obokata, caída en desgracia por la falsificación en la investigación de las células STAP, en la que el ex profesor del centro de investigación científica RIKEN, Toshihisa Ishikawa, la acusa de haber robado las células madre embrionarias sobre el que basó su posterior estudio.

Haruko Obokata publicó en enero de 2014 en la revista científica Nature el estudio sobre lo que llamó Adquisición de Estímulo Disparado de la Pluripotencia, Stimulus-triggered acquisition of pluripotency, STAP, un supuesto método por el que se generaban células madre con pluripotencia sometiendo células regulares a ciertas situaciones estresantes. La pluripotencia se refiere a las células madre que tienen la potencia de diferenciarse en cualquiera de las capas germinativas.

Publicado el estudio en la prestigiosa revista Nature ganó mucha notoriedad, pero los científicos que intentaron reproducir los resultados fallaron en sus intentos por lo que se señaló que en la investigación publicada había habido algún error.

El instituto de investigación RIKEN, donde trabajaba Haruko Obokota, decidió investigar el tema y concluyó el 1 de abril de 2014 que la científica había falsificado información para obtener sus resultados. Por tal motivo el 4 de junio de ese mismo año la científica retiró su investigación de Nature.

El escándalo, uno de los más grandes fraudes en la investigación científica, resultó también en el aparente suicidio del mentor de Obokata y firmante también del estudio, Yoshiki Sasai, en agosto de 2014.

En julio Haruko Obokata regresó a trabajar al laboratorio bajo supervisión, pero tras haber fallado en reproducir los resultados de su experimento anunció su renuncia el pasado mes de diciembre.

La pesadilla del fraude, sin embargo, parece no haber terminado pues ahora el profesor Toshihisa Ishikawa, ex investigador de RIKEN y firmante también de la investigación, presenta esta denuncia en la que acusa a la científica de haber robado en 2011 las células madre embrionarias sobre las que inició su investigación de la investigación del profesor Teruhiko Wakayama.

Si bien los medios japoneses no han obtenido copia de la denuncia ni declaraciones directas del profesor Ishikawa, se le cita señalando que la denuncia la presenta para que no se pierda la confianza en las investigaciones científicas que se están realizando en Japón.

Sin conocer el fondo de la denuncia, el abogado de Obokota, Hideo Miki, declaró lo siguiente: “Solo para asegurarnos, no hay evidencia de que la señorita Obokota haya robado células madre embrionarias, ni que haya tenido motivo para hacerlo”. Agregó que “dado lo que ha aprendido por sus declaraciones (de su representada), la denuncia está pobremente fundamentada y contradice los hechos significativamente”.

La denuncia debe ser evaluada por la policía de la prefectura para decidir si es procedente la acusación o no por lo que ahora iniciará una investigación al respecto.

Sobre la denuncia un vocero del instituto RIKEN declaró que la misma es presentada por el profesor Ishikawa de forma personal, pero que el instituto está dispuesto a colaborar en el curso de las investigaciones.

Más información Japan Times

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It