El ministro de justicia de Bélgica anunció que el prisionero Frank Van Den Bleeken, convicto por haber cometido varias violaciones y homicidios, sería trasladado desde la prisión en Brujas a un centro psiquiátrico en Ghent, por razones médicas. De acuerdo con la prensa belga Van Den Bleeken sería sometido a eutanasia el próximo fin de semana.

Frank Van Den Bleeken ha estado solicitando al estado belga ser sometido a eutanasia por “insoportable agonía psicológica”, de acuerdo con su abogado Jos Vander Velpen, autorización que obtuvo el pasado mes de septiembre y cuyo procedimiento, de acuerdo con la prensa, estaba previsto para el próximo 11 de enero.

Sin embargo, de acuerdo con el anuncio del ministro de justicia, no se le practicará la eutanasia debido a un nuevo reporte médico sobre su estado de salud.

Bélgica legalizó la eutanasia en 2002 y junto con Luxemburgo y los Países Bajos son los únicos países que permiten la eutanasia activa que es diferente del suicidio asistido. Para ser candidato a ella, la persona debe ser capaz, estar consciente y haber presentado la solicitud de forma voluntaria, fundamentada y reiterada.

Se trata de una ley que sufrió reformas en febrero del año pasado cuando se redujo la edad legal para solicitar la eutanasia aceptando que adolescentes pudieran ser sometidos a este proceso siempre que estén en etapa terminal de su enfermedad, padeciendo dolor sin que exista tratamiento médico posible para aliviar sus síntomas y cuenten con la autorización de sus padres y médicos, además de ser plenamente conscientes del significado de la eutanasia y de ser certificados por un psiquiatra de que tienen la madurez suficiente para discernir y tomar voluntariamente la decisión.

El caso de Frank Van Den Bleeken plantea, sin embargo, aspectos importantes, pues someterlo al proceso pudiera equivaler a la pena de muerte, sanción prohibida en Bélgica y el resto de Europa. Quizá por ello se ha considerado nuevamente su solicitud.

Van Den Bleeken fue detenido por violación y homicidio por primera vez en 1989. Fue considerado mentalmente no apto por lo que fue recluido durante siete años en un hospital psiquiátrico. Tras salir libre cometió otras tres violaciones en unas cuantas semanas, delitos por los que fue detenido nuevamente y se ordenó su confinamiento indefinido.

Desde 2011 ha estado solicitando al estado ser sometido a eutanasia porque reclama que no se le ha ofrecido terapia psicológica y porque sus posibilidades de salir libre son nulas ya que no ha podido controlar su estado mental que le incita a abusar sexualmente de otros. Fundamenta su petición en una insoportable agonía psicológica.

Más información Guardian

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net