Imprimir

La Oficina del Fiscal General de Suiza anunció que presentará una denuncia en contra de un ciudadano franco italiano, ex analista del banco HSBC en Ginebra, por la supuesta venta de información de clientes del mencionado banco a bancos libaneses y a otras instituciones internacionales.

Se trata de un caso que la Asociación de Banqueros Suizos conoció en abril de 2008 cuando denunciaron los hechos a la Policía Federal Criminal, FCP, quienes iniciaron la investigación en mayo de 2008.

Al inicio de la investigación se desconocía la identidad del sospechoso. Sólo se conoció de quién se trataba hasta diciembre de 2008 gracias al cateo de varios domicilios en Ginebra. Una vez identificado, el sujeto fue interrogado por la policía sobre sus actividades en Líbano y aunque admitió haber desarrollado una base de datos y haber contactado bancos libaneses, dijo que contenía nombres ficticios.

En ese momento la policía no encontró razones suficientes como para pedir la custodia de este hombre quien una vez que abandonó la estación de policía huyó hacia Francia. Una vez en Francia se comunicó con la policía suiza y les aseguró que terminadas las festividades de fin de año regresaría para seguir cooperando con el interrogatorio.

Cuando a la policía suiza se le hizo evidente que este hombre no cumpliría su palabra de regresar, emitieron una solicitud urgente de asistencia legal mutua a las autoridades francesas. En ejecución de esa solicitud el hombre fue interrogado en Francia durante el mes de enero de 2009. Simultáneamente las autoridades catearon su domicilio en Francia y decomisaron varios objetos. Sin embargo no fue sino hasta un año después que la Oficina del Fiscal General de Suiza recibió los resultados de las autoridades francesas de la solicitud de asistencia legal mutua.

En 2009 se emitió una orden de arresto internacional en contra de este sujeto con fundamento en la cual fue finalmente arrestado en Barcelona, España, en el verano de 2012. Tras haber estado detenido algunos meses mientras se definía su extradición a Suiza, fue finalmente liberado en mayo de 2013 pues las autoridades judiciales españolas fallaron en contra de su extradición.

Este hombre no ha sido detenido, pese a lo cual la fiscalía suiza ha decidido presentar denuncia en su contra ante la Corte Penal en Bellinzona, con fundamento en el Código de Procedimientos Penales de Suiza que permite seguir proceso judicial contra un persona in abstentia.

Así, el ciudadano franco italiano está siendo acusado de delitos calificados como espionaje industrial; obtención no autorizada de datos; violación del secreto comercial; y, violación del secreto bancario. Adicionalmente varios clientes del banco tomarán parte en el procedimiento como denunciantes privados.

La fiscalía señala que este hombre transfirió datos de clientes entre octubre de 2006 al 22 de diciembre de 2008 con pleno conocimiento de que su actuación era ilegal y contrario a los procedimientos y regulaciones internas bancarias. La hipótesis de la fiscalía es que con información personal y financiera de los clientes creó completos archivos personales de los clientes con la intención de venderlos, inicialmente a bancos libaneses.

Al término del comunicado de prensa emitido por el gobierno federal suizo sobre este caso se señala lo siguiente: “Sobre la persona indiciada, la presunción de inocencia prevalece hasta que una corte emita una sentencia legalmente vinculante. Con la presentación de la denuncia, la competencia de proporcionar información a los medios se transfiere a la Corte Penal Federal de Bellinzona”.

Los cargos contra un posible cómplice del acusado por estos delitos se desecharon el pasado mes de septiembre.

Más información Admin.ch

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net