Este miércoles en Consejo Constitucional de Francia concluyó con la constitucionalidad de una ley aprobada por el Congreso francés según la cual el presidente de la república puede ser destituido del cargo “por incumplimiento de deberes”, siendo la primera vez que se legisla esta facultad.

Previo a esta reforma, el presidente de Francia solo podía ser destituido del cargo por alta traición y si bien ahora hay otra causal de remoción sigue quedando protegido contra cualquier acción penal o civil durante su mandato de cinco años.

La ley fue aprobada por ambas Cámaras legislativas y por el Consejo Constitucional y ahora debe ser promulgada por el presidente para ser ley vigente. Se trata de una propuesta que fue presentada por primera vez en 2002 hacia el final del mandato del presidente Jacques Chirac.

El proceso que ha sido aprobado para destituir al presidente de Francia dispone que por lo menos el diez por ciento de los miembros de la Cámara de Senadores y diez por ciento de los diputados de la Asamblea Nacional firmen una resolución de destitución. Se limita a cada legislador a firmar solo una resolución de este tipo por mandato presidencial.

La resolución es sometida a votación y si es aprobada por dos tercios de ambas Cámaras del Congreso, se conforma el Tribunal Superior integrado por diputados y senadores, quienes determinarán si procede la destitución. Para ello se nombrará una comisión de 12 legisladores encargados de presentar las evidencias a favor de la destitución, y escuchando los argumentos del presidente en contra de la misma.

El Tribunal Superior deberá llegar a una decisión en un plazo máximo de un mes, sosteniendo sesiones que no podrán exceder de doce horas cada una.

Llegado el caso, se deberá elaborar en reglamento sobre el proceso ante el Tribunal Superior, el cual deberá ser previamente remitido al Consejo Constitucional para su aprobación.

Más información conseil-constitutionnel.fr

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net