Ghoncheh Ghavami

Ghoncheh Ghavami, una mujer de 25 años de nacionalidad iraní y británica, ha iniciado una huelga de hambre como protesta al proceso judicial en que fue encontrada culpable de divulgar propaganda contraria al régimen y por el que fue condenada a un año de prisión, todo por haber querido asistir el pasado mes de junio a un encuentro de voleibol masculino entre Irán e Italia.

Las autoridades de Irán, que es una república islámica bajo la autoridad del líder supremo, el ayatola Alí Jamenei, prohíben a las mujeres asistir a los partidos masculinos de fútbol y voleibol para protegerlas contra la lujuria.

Si bien aún no se dicta sentencia formalmente, la decisión de un año de prisión ya fue tomada por el tribunal, producto de un proceso que los familiares de Ghoncheh Ghavami acusan llenos de irregularidades, entre ellos su larga detención sin haber sido presentada ante juez, su juicio a puerta cerrada y la expiración del plazo para dictar sentencia. Lo anterior además de que acusan de que por los menos 41 días de su detención esta joven fue mantenida en confinamiento solitario.

Los hechos que dieron pie a su detención ocurrieron en junio cuando las autoridades prohibieron a periodistas y espectadoras mujeres, entre ellas Ghoncheh Ghavami, graduada de una escuela de Derecho en Londres, el ingreso al estadio Azadi en Teherán para ver un partido de voleibol entre la selección masculina de Irán y la de Italia. Tras la negativa para su ingreso, la joven abogada estuvo detenida por la policía unas horas y fue puesta en libertad. Sin embargo fue nuevamente detenida días después cuando acudió a la estación de policía a pedir que le regresaran objetos que le fueron confiscados durante su primera detención.

Ghavami fue imputada por el delito de divulgar propaganda contraria al gobierno, un amplio tipo penal que ha servido al gobierno para imputar a varios protestantes y personas de oposición.

Frente a la condena internacional por esta detención, entre ellas del gobierno británico que ha manifestado sus dudas sobre el respeto al debido proceso, el gobierno iraní ha declarado que la imputación y sentencia de Ghoncheh Ghavami obedece a razones de seguridad nacional y no tiene nada que ver con el encuentro deportivo.

Por lo pronto, el hermano de esta joven ha declarado a los medios que ella ha iniciado una huelga de hambre rehusándose a ingerir alimentos y bebidas. Esta protesta es porque no se ha dictado sentencia formal en su contra lo que hace que el caso “esté en el limbo”, según declaraciones de su hermano, quien asegura también que no hay fundamento legal para su detención.

Más información Guardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de Guardian.com