Bebé llorando

El juez federal de Australia Michael Jarrett negó este miércoles la visa de refugiado a un bebé de 11 meses de edad, hijo de un matrimonio de musulmanes rohingya de Birmania (Myanmar) que están buscando obtener asilo en Australia, pese a que el niño, Ferouz Myuddin, nació en Brisbane, territorio australiano cuando su madre fue trasladada ahí desde Nauru que es centro de detención de refugiados.

La decisión judicial coincide con la negativa del ministerio de inmigración de Australia de otorgar al menor la visa de refugiado, fundamentando ambas autoridades sus decisiones en que pese a que el niño nació en territorio australiano, sus padres llegaron al país de forma ilegal y no se les ha otorgado la residencia.

De acuerdo con el abogado Murray Watt, quien representó a la familia de Ferouz ante el juzgado federal, hay otros cien bebés en esta misma situación todos los cuales podrían ser retornados a Nauru a partir de esta decisión por lo que solicitarán se detenga su traslado hasta que se resuelva el caso en la instancia de apelación.

Al rendir su veredicto el juez declaró que era una decisión tendiente a desalentar a los traficantes de personas. Sin embargo, el abogado Watt opinó que se trata de una decisión “ridícula” porque el menor nació en Brisbane y tiene acta de nacimiento emitida por el estado de Queensland.

Por su parte, el ministro de inmigración, Scott Morrison señaló que el fallo es coincidente con la política migratoria pues “siempre ha sido la intención de los sucesivos gobiernos que los niños nacidos de llegados por mar de forma ilegal tengan la misma calidad migratoria que sus padres”.

La ley en Australia dispone que los niños nacidos en territorio australiano hijos de no ciudadanos o de no residentes permanentes pueden obtener la nacionalidad, pero hasta que cumplan diez años y siempre que hayan vivido la mayor parte de sus vidas en Australia.

Sin embargo, tratándose de buscadores de asilo como el caso de Ferouz y de sus padres, la disposición no aplica porque estas personas suelen ser trasladadas a los centros de detención ubicados fuera de Australia en Nauru, Papúa Nueva Guinea e incluso Camboya según un controvertido acuerdo firmado entre ambas naciones el mes pasado. Incluso a quienes se concede la calidad migratoria de refugiados se les permite la residencia pero en los países mencionados, es decir, fuera de Australia.

Esta estricta política migratoria de Australia, que incluye la orden de regresar al mar los botes que encuentran con buscadores de asilo, ha sido sumamente criticada no solo por la comunidad internacional sino también por grupos de derechos humanos que defienden en Australia los derechos de los migrantes.

A este respecto en agosto pasado el director ejecutivo del Centro de Derechos Humanos de Australia, el abogado Hugh de Kretser, declaró a la prensa que el gobierno de su país había ofrecido a 157 tamiles cristianos que huyendo de la persecución en Sri Lanka llegaron a Australia, regresar en botes salvavidas hacia la India.

Más información BBC

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net