Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1270
powered by social2s

El problema de los detenidos en Guantánamo, que son como los hermanos incómodos que se desean esconder pero que no se puede, llegó a Europa tras la petición del presidente de Estados Unidos de ayuda para lograr el cierre definitivo del centro de detención.

 

Muchos años los europeas solicitaron al gobierno de los Estados Unidos el cierre de este lugar por considerar que violaba los derechos humanos de los reclusos, sin embargo llegada la hora, muchos prefieren esconder la mano y no aceptar reclusos en sus territorios y aceptar muy a regañadientes que otros países miembros de la Unión lo hagan.

 

Por ello pactaron restricciones, como el que los países de acogida, como España, Irlanda, Portugal o el Reino Unido, limiten temporalmente el movimiento de los detenidos, que por regla general es un derecho de cualquier residente de Europa.

 

Además se estableció que Estados Unidos deberá proporcionar toda la información sobre la persona que sea acogida y que solo lo será cuando regresar a sus países de origen suponga un riesgo, como el caso de los Uighurs chinos.

 

Europa está así temerosa de recibir gente que aunque haya sido declarada inocente, porque los años de detención e injusticias pueden haber afectado su equilibrio emocional y político convirtiéndolos así en un riesgo potencial.

 

Así que pese a que ya se llegó a un acuerdo por parte de los Ministros del Interior de los países miembros de la Unión, no todos están muy contentos con los resultados.

 

Como tampoco lo están algunos legisladores republicanos tras la llegada a Nueva York del primer detenido en Guantánamo, Ahmed Khalfan Ghailani acusado de participar en los atentados a las embajadas de Estados Unidos en Tanzania y Kenia en 1998 que resultó en la muerte de 224 personas. Se trata de un sujeto catalogado como un personaje clave en la organización de Al Qaeda y uno de los mayores arrestos efectuados por la CIA.

Pero a diferencia de algunos legisladores, familiares de algunas de las víctimas de este atentado se mostraron complacidos con el traslado porque declaran que este hombre finalmente será enfrentado con la justicia donde tendrá que responder de sus actos.

 

Ghailiani enfrentarán 286 cargos por conspirar con Osama Bin Laden en el asesinato de las víctimas de los atentados a las embajadas. 

ACTUALIZACIÓN

El 10 de junio se anunció que los Uighur chinos, cuyo traslado planteaba mayores problemas, fueron aceptados por Palau.  Serán trasladados para vivir en este paraíso conformado por varias islas y unos 20,000 habitantes y el gobierno vigilará su comportamiento de manera periódica.

 Fuente El País.com y NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net
powered by social2s