El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se encuentra enfrentando un proceso legal porque no reconoce a la princesa Wezizwe Sigcau como la heredera al trono de Mpondo, asunto cuya resolución está actualmente en manos del Tribunal Superior de Pretoria.

La disputa se remonta a julio de 2010 cuando el presidente Zuma reclamó que el rey de la población Pondo debería ser Zanozuko Sigcau y no el rey Justice Mpondombini Sigcau, padre de Wezizwe. Este reclamo lo hizo con fundamento en la investigación realizada por una comisión encargada de revisar quiénes eran los legítimos reyes de las diferentes comunidades sudafricanas.

El rey Justice Mpondombini Sigcau combatió esta declaración de Jacob Zuma y su caso llegó a la Corte Constitucional que en junio de 2013 falló a favor del rey estableciendo que el legítimo monarca de los Pondo era él y no su primo como lo reclamaba el presidente Zuma. La decisión de la Corte Constitucional se fundamentó en que la Comisión no resolvió la disputa conforme a los mecanismos que establecía la ley sobre liderazgo tradicional y gobierno vigente al momento de la elección del sucesor.

Este fallo de la Corte Constitucional se presentó tres meses después del fallecimiento del rey Justice Mpondombini Sigcau, ocurrida en marzo de 2013. Desde su muerte y hasta el momento ha gobernado como regente su esposa, la reina Lombekiso MaSobhuza Sigcau.

En octubre del año pasado la reina regente y el resto de la familia real decidieron nombrar a Wezizwe Sigcau como sucesora legítima del trono y dieron el aviso al presidente Zuma para que la reconociera como reina de Mpondo.

Pero Jacob Zuma insiste en que ella no es la legítima heredera, “no porque sea mujer, solamente es porque su reclamo se basa en la premisa equivocada de que su padre Justice Sigcau, había sido designado rey apropiadamente antes de su muerte”. El gobierno sudafricano sostiene que como el fallo de la Corte Constitucional ocurrió después de la muerte del rey, éste no fue debidamente investido como tal.

Esta semana Wezizwe presentó una deposición en la que señala que en el conflicto ante la Corte Constitucional su padre era el rey y Zanozuko Sigcau el que recurría, por lo que su padre estaba investido legítimamente.

La princesa Wezizwe declaró, asimismo, que conforme a los usos y costumbres la prerrogativa de nombrar al sucesor corresponde a la familia real quien luego de realizada su decisión sólo informa al presidente y añadió que de acuerdo con la costumbre Pondo cuando un rey muere sin descendencia masculina es la “gran esposa” la que tiene el derecho de elegir al sucesor.

La familia real de Mpondo está siendo representada por el abogado Ayanda Ngubo, de la firma de abogados Webber Wentzel. El abogado Ngubo explica que en este caso está representando los intereses de la familia pro bono por tratarse de un caso de interés público que pretende asegurar que los asuntos del liderazgo tradicional se resuelven de acuerdo con la costumbre y con la Constitución de Sudáfrica.

En la sentencia de la Corte Constitucional, los magistrados reconocen la importancia histórica del pueblo Pondo como parte de la resistencia a la opresión en el país, habiendo sido una de las últimas zonas en ser colonizada y una nación que se opuso al apartheid en la década de los años 60 mediante una masiva manifestación. De aquí la importancia de este nombramiento real.

Más información Timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net