En la ciudad keniana de Busia inició este martes el juicio en contra de uno de los presuntos violadores de Liz, una joven de 16 años que en 2013 fue atacada por seis sujetos cuando regresaba del funeral de su abuelo y que sufrió graves lesiones producto de la violación, mientras que tres de sus atacantes fueron condenados a podar el pasto de la comisaría de policía.

El caso de Liz trascendió fronteras porque puso en evidencia el problema de las violaciones masivas en Kenia y la ineficacia e insensibilidad de la policía y el sistema judicial al imponer sanciones que no son proporcionales al delito cometido.

El jefe de la policía David Kimaiyo incluso realizó cuestionables declaraciones en las que dudó de la veracidad de los hechos narrados por Liz porque dijo que el tiempo en que gritó pidiendo ayuda y se acudió en su ayuda no fue suficiente para haber sido violada por seis hombres.

Gracias a la presión que se ejerció interna y externamente, como la firma de 1.7 millones de personas en que se exigía justicia para Liz, la fiscalía decidió imputar a los presuntos responsables por violación y lesiones. De los seis acusados, sin embargo, solo uno de ellos está siendo procesado y se trata de un menor de edad razón por la cual la audiencia de ayer se efectuó a puerta cerrada. Sobre los otros cinco sujetos hay orden de aprehensión.

El inicio de este juicio en Busia fue ocasión para que muchas personas se manifestaran a las afueras de la corte judicial exigiendo que se revisen los procesos en casos de violaciones masivas, desde la actuación de la policía hasta las sanciones que se imponen a los responsables. Entre ellos Mary Makokha una activista que ha trabajado para que las violaciones masivas se acaben en su región. Para ella el inicio de este juicio “abre un nuevo capítulo, y una victoria, después de una larga lucha”.

Respecto de la actuación de la policía, el órgano de fiscalización ha declarado que revisará la actuación de los agentes que recibieron la denuncia de Liz y la desecharon sin dar el trámite conducente, una actitud que según varios activistas es una constante de la policía de Kenia respecto de las denuncias de violación.

Más información Timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net