La propuesta de Terje Einarsen, abogado y profesor universitario en la Universidad de Bergen, Noruega, de otorgar el Premio Nobel de la Paz a Edward Snowden, ha sido apoyada por más de 20 reconocidos abogados noruegos.

El capítulo noruego de la Comisión Internacional de Juristas escribió una carta en la que señala que la nominación realizada por el jurista Einarsen es muy elocuente y bien razonada sobre todo teniendo en cuenta la actuación políticamente controversial de Snowden.

Coinciden con el profesor Einarsen en que la nominación se justifica en los derechos humanos, el derecho internacional y el estado de derecho, principios que están presentes en el mantenimiento de la paz respecto del mundo cibernético de la actualidad.

La carta es firmada por 29 reconocidos abogados noruegos entre quienes se encuentra el abogado George Apeness quien fue director de la oficina de protección de datos de Noruega y defensor de los derechos de privacidad hasta el año 2010 en que se retiró.

Los firmantes de la Comisión Internacional de Juristas solicitan a otros abogados y académicos que, de estar de acuerdo, se unan a su petición para que el comité del Premio Nobel considere otorgar este reconocimiento a Snowden, el agente de inteligencia de los Estados Unidos que el año pasado filtró importante información sobre el tratamiento ilegal que los servicios de inteligencia conceden a los datos personales.

Además de los argumentos legales expresados por el abogado Einarsen, están los argumentos políticos como el de la profesora Jennifer Leigh Bailey de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega quien señala que sería meritorio otorgar el premio no solo a disidentes chinos sino también a disidentes estadounidenses.

Hay quienes se oponen a esta nominación como Anders Werp, miembro del Parlamento noruego, quien señala que Snowden está siendo investigado por la justicia estadounidense por la comisión de serios delitos lo que a su juicio no lo hace un candidato idóneo para el premio.

En el pasado el Premio Nobel de la Paz ha sido otorgado a disidentes requeridos por la justicia de sus países como Aung San Suu Kyi quien estuvo bajo arresto domiciliario en Birmania durante 15 años razón por la que no pudo asistir al funeral de su esposo ni a Oslo a recibir el codiciado premio.

Más información The Local

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net