La Corte Suprema del estado de Nueva York, Estados Unidos, ha dado a conocer información sobre la acusación que la fiscalía presentó en contra de cuatro mujeres por varios delitos cometidos de una inusual manera: drogar hombres pudientes, llevarlos a clubes de strippers y realizar altos cargos a sus tarjetas de crédito.

La historia no podía ser creída inicialmente cuando uno de estos clubes, Score, exigió al doctor Zyad Younan, un cardiólogo de Nueva Jersey, el pago de $135,000 dólares por consumos en el local en tres diferentes oportunidades. El doctor Younan no reconoció los cargos realizados a su tarjeta American Express Corporativa porque no recordaba haber acudido a ese club, pese a existir evidencia de que sí lo había hecho.

Al no reconocer los cargos, el abogado del doctor Younan expuso una defensa algo inaudita: su cliente había sido drogado y llevado al sitio sin que él tuviera plena conciencia de ello. La abogada del club Score ha declarado que no cree en esta defensa y que seguirán adelante con su demanda. Sin embargo la fiscalía de Nueva York no solo creyó en la historia, sino que con la ayuda de la DEA, organismo de alimentos y medicamentos, ha descubierto que se trata de una importante red criminal en que se encuentran involucradas no solo las mujeres que seducen, engañan y drogan a los hombres, sino posiblemente también los dueños y administradores de los clubes.

La denuncia que se presentó ante el poder judicial del estado es en contra de Samantha Barbash, de 40 años de edad, Roselyn Keo de 29, Karina Pascucci de 26 y Marsi Rosen de 28. Ellas están acusadas de conspiración, hurto agravado, falsificación y asalto en contra del doctor Younan y otros tres hombres, un banquero, un director de un fondo fiduciario y un abogado de bienes raíces. Las cuatro mujeres se declaron no culpables y salieron libres bajo fianza.

La policía también detuvo a Carmine Vitolo, gerente del RoadHouse Gentlemen’s Club en Queens, pero fue puesto en libertad sin fianza tras haberse declaro no culpable.

La DEA y la fiscalía señalan que el modus operandi de esta banda consistía en “salir a pescar”, es decir, detectar hombres vestidos con trajes costosos, con una cartera llena de dinero y tarjetas de crédito y que les gustara darse la buena vida. Una vez detectado, una de las mujeres “coincidía” con él en algún restaurante o bar lujoso y lo seducía, intercambiando números de teléfono. Algunos días después concertaban una cita en otro lujoso lugar, donde al calor del momento, las luces bajas, los abrazos y los besos, drogaban a los hombres con ketamina y metilona y en ocasiones les proporcionaban cocaína para que pudieran caminar. Drogados, eran llevados a los clubes de strippers donde las mujeres tomaban sus tarjetas de crédito y realizaban altos cargos, unas veces firmando por ellos y otras convenciéndolos de firmar. Al final, los llevaban a un cuarto de hotel donde estos sujetos amanecían creyendo que habían pasado una muy buena noche y algunos de ellos sin el recuerdo de haber acudido al club.

Aparentemente los dueños de los clubes pagaban a estas mujeres un porcentaje por llevar a los hombres y por ello gerentes y propietarios están siendo investigados.

Las investigaciones iniciaron hace ocho meses y pese a que por lo pronto hay identificadas sólo cuatro víctimas, la policía y la DEA sospechan que se trata de docenas de hombres que han sido víctimas de este grupo de delincuentes. Sin embargo muchos no han denunciado porque mientras estuvieron en el club les fueron tomadas fotografías y han sido amenazados de revelar esas imágenes a sus familiares y empleadores si acuden a la policía.

El problema para el doctor Younan no ha terminado pues el club Score, pese a la denuncia de la fiscalía, sigue la demanda en su contra para que reconozca el pago de los consumos realizados. Sin embargo su caso sirve de ejemplo para que los hombres extremen precauciones y no se dejen llevar tan fácilmente por la vanidad y sus impulsos sexuales.

Más información NY Times

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It