La disposición adoptada en noviembre del año pasado por el Ministerio de Justicia del Reino Unido por la que se prohíbe que los reos reciban paquetes pequeños del exterior, está por ser retada ante el poder judicial por parte de una interna “desesperada” porque la medida le impide recibir libros.

Se trata de BGJ, una mujer que está cumpliendo sentencia de cadena perpetua, a quien sus abogados han calificado de “altamente educada” que está “desesperada” por no poder recibir material de lectura que le ayude, como a los demás internos, “a mantenerse motivada e incentivada”.

La disposición que prohíbe a los reos recibir paquetes del exterior ha sido duramente criticada por varias organizaciones, entre ellas The Howard League for Penal Reform, una organización británica que trabaja para que hayan menos crímenes, comunidades más seguras y menos gente en prisión y que opera bajo la premisa de que mucho dinero se gasta en un sistema penitenciario que no funciona.

Así, un vocero de The Howard League ha señalado que son varios los internos que les han solicitado ayuda para que se revierta la disposición del Ministerio de Justicia y ya están trabajando con un abogado de derechos humanos, Geoffrey Robertson, para iniciar acción legal en contra del secretario de justicia por actuar de forma “ilegal e irracional”.

En específico, la demanda que los abogados de BGJ están por presentar va a empezar por cuestionar la legalidad de una norma que dispone que la normativa emitida por el ministerio sólo puede ser recurrida en un plazo de tres meses pues señalan que si bien la disposición inició vigencia en noviembre del año pasado, ha sido implementada de forma escalonada en diversas prisiones habiendo afectado a su defendida apenas hace diez días. Así, de lograr soliviantar este obstáculo, procederían en contra de la disposición en sí.

Los reos y abogados de derechos humanos no son los únicos que están en contra de esta disposición pues se han unido a estas voces las de escritores británicos que enviaron una carta al ministerio solicitando una reunión para discutir la norma. En respuesta han recibido una carta de Michael Spurr, director ejecutivo del Servicio Nacional de Administración de Reos, National Offender Management Service, en la que explica que la norma seguirá vigente pues pretende evitar el tráfico de drogas hacia las prisiones y que como las razones de esta disposición han sido ampliamente explicadas, no hay posibilidad de una nueva reunión.

Por lo pronto la norma no acepta excepciones y los reos de las prisiones británicas seguirán sin poder recibir paquetes de sus familiares.

Más información Guardian

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net