Las autoridades de Corea del Sur emitieron otras cuatro órdenes de arresto en contra de miembros de la tripulación del ferry Sewol hundido la semana pasada, entre ellos contra el capitán de la embarcación, Lee Joon-seok de 69 años de edad.

Los miembros de la tripulación están acusados de negligencia y de haber abandonado la nave antes de que se hundiera con los pasajeros a bordo, la mayoría de ellos estudiantes de secundaria que hacían un viaje escolar.

Aunado al arresto del capitán y otros tres tripulantes, y que ya suman siete personas arrestadas, las autoridades siguen investigando el accidente para poder establecer no solo las causas del mismo sino una línea del tiempo que permita definir el momento en que el capitán y su tripulación abandonaron la nave, sin haber evacuado a los pasajeros. Para ello la policía está pidiendo que se hagan llegar todos los mensajes de texto enviado por la plataforma Kakao Talk para poder establecer la ubicación del capitán en el momento del accidente.

Ya el presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye, ha calificado el abandono de la tripulación del ferry como un acto homicida, pero las autoridades intentan obtener todas las pruebas para demostrar que no hubo la orden de evacuación de los pasajeros y por tanto negligencia, además de un abandono de la nave antes de su hundimiento.

De comprobarse estos actos, los miembros de la tripulación podrían ser sentenciados a entre 3 y 30 años de prisión, penas que se incrementarían para el capitán a entre 5 años y cadena perpetua.

En otra línea de investigación las autoridades también han emitido órdenes de restricción para abandonar el país a los miembros de la mesa directiva de la empresa dueña del ferry, Chonghaejin Marine Co., haciéndose extensiva esta restricción a Yoo Byung-eun y a sus dos hijos, investigados por las autoridades hacendarias por posiblemente ser el verdadero propietario de la empresa. Lo anterior porque él era el propietario de la empresa Semo Marine que tras haberse declarado en bancarrota fue transformada en la actual empresa Chonghaejin Marine Co.

Esta línea de investigación pretende conocer si la transformación fraudulenta de una empresa a otra contribuyó en la falta de capacitación en materia de seguridad a la tripulación del ferry hundido, independientemente de la investigación fiscal por posible evasión de impuestos y lavado de dinero.

Las conclusiones finales de las causas de la tragedia y la responsabilidad de la tripulación y propietarios posiblemente podrán ser establecidas en un par de meses cuando las autoridades cuenten con todos los elementos del caso.

Más información Korean Herald

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net