Sonia Sotomayor es la primera jueza de origen hispano que, en caso de ser aprobado su nombramiento por el Senado, llega a la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos. Con su nombramiento Barack Obama cumple con los hispanos y con las mujeres.

 

Sonia Sotomayor actualmente es jueza de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito desde 1998. Fue nombrada para ese puesto por Bill Clinton, aunque la aprobación de dicho nombramiento fue pospuesto por más de un año por los republicanos debido a que preveían que algún día podría llegar a ocupar un asiento en la Suprema Corte.

 

Sonia Sotomayor proviene del Bronx. Sus padres eran ciudadanos estadounidenses pero originarios de Puerto Rico. Su padre falleció cuando ella tenía 9 años por lo que su madre tuvo que salir a trabajar 6 días de la semana. Asistió a Princeton donde dice que se sintió fuera de lugar todo el primer año de la carrera. Sin embargo obtuvo el summa cum laude y tras graduarse fue editora del Yale Law Journal.

Fue nombrada como jueza federal por el presidente George Bush, padre.

 

Se distingue en su carrera el veredicto que dictó a favor de los jugadores de las ligas mayores de béisbol, en contra de las nuevas reglas que los dueños querían imponer en materia laboral y con su decisión salvó la temporada de 1995, lo que la colocó en un sitio especial en la memoria de los fanáticos de este deporte.

 

También falló a favor de los indigentes que prestaban labores en el consorcio Gran Central Partnership al ordenar que se les pagara el salario mínimo y en contra de una decisión que pretendía examen de servicio civil a los bomberos de Connecticut por no haber ningún candidato proveniente de alguna minoría en la lista.

 

Su nombramiento por el presidente de los Estados Unidos está sujeto a la decisión del Senado. El ejecutivo solicitó que se discutiera y aprobara dicho nombramiento este verano a fin de que la jueza pudiera iniciar labores en el siguiente período, y aunque se prevé algo de oposición por parte de los republicanos, muchos analistas han manifestado que se trata de una buena decisión pues se trata de una persona crítica que sabe escudriñar la ley antes de aplicarla.

 

El presidente Obama había declarado que buscaba para sustituir al ministro David H. Souter quien renunció y termina funciones este mes de junio, a alguien que no solo conociera el Derecho sino que tuviera el criterio para aplicarlo a las situaciones reales y con ello lo humanizara, una postura que fue criticada por algunos juristas que consideraron que un ministro de la Suprema Corte solo debe conocer muy bien el derecho para aplicar las leyes de la manera más exacta posible.

 

Este tema seguirá en la mesa de debate y discusión algunos meses antes de ser definitivo el nombramiento y aun después cuando se analizará muy de cerca la actuación de la jueza Sotomayor para definir si se trató o no de una buena elección.

 

Fuente Wall Street Journal
www.miabogadoenlinea.net