Silvio Berlusconi Primer Ministro de Italia enfrenta una época difícil en un momento en que se declara aburrido de su “trabajo” que no puede dejar por ser el único líder en este momento de la centro derecha de su país. Lo anterior según lo declaró en entrevista a CNN.

 

Además del escándalo de relaciones extramatrimoniales y del proceso de divorcio que se sigue actualmente, Berlusconi fue acusado de soborno y su abogado ya fue condenado por haber aceptado dicho soborno.

 

Todo este asunto surge a partir de investigaciones que se empezaron a efectuar en la década de los 90 sobre empresas evasoras de impuestos, entre las que se encuentra el emporio televisivo y financiero del Primer Ministro italiano, Faninvest. El abogado de la empresa de Berlusconi, el británico David Mills en reiteradas oportunidades declaró que Faninvest no había incurrido en evasión fiscal ni había violado leyes antimonopólicas italianas, pero la justicia italiana encontró que Mills brindó falso testimonio porque conocía de las actividades fiscales de la empresa pero que se dejó sobornar por 600 mil euros.

 

El soborno fue descubierto por el servicio tributario inglés que encontró que el abogado había dejado de declarar dicha cantidad y lo conminó a pagar impuestos sobre esa cantidad, además de notificar a la justicia italiana de su hallazgo.

 

David Mills, esposo de Tessa Jowell actual ministra de las Olimpiadas de Gran Bretaña, fue condenado a cuatro años y medio de prisión por el delito de aceptar un soborno.

 

Con la sentencia del abogado Mills, queda probado el delito de Silvio Berlusconi al ofrecer un soborno. Sin embargo no ha sido sancionado en vista de que se encuentra protegido por el Laudo Alfano que es una ley que garantiza inmunidad al Primer Ministro entre otros altos funcionarios italianos.

Berlusconi recibió la semana pasada esta noticia con molestia y se declaró confiado en una apelación. Asimismo declaró que comparecerá ante el Parlamento italiano para explicar esta situación y que lo hará “en cuanto tenga tiempo”.

 

Los opositores a Berlusconi consideran que debería renunciar a la protección que le otorga el Laudo Alfano y que lo ha protegido de responder de otras graves acusaciones. Sin embargo su gobierno no se ha pronunciado al respecto y su abogado declaró que no hará tal renuncia.

 

Fuente El País.es
www.miabogadoenlinea.net