Un exclusivo colegio de Cape Town, Sudáfrica, Deutsche Internationale Schule Kapstadt, podría ser investigada por la Comisión de Derechos Humanos del país porque en su código de conducta prohíbe a los alumnos mostrar sus creencias religiosas con su vestimenta debido a la existencia de un estricto código de vestimenta.

“No permitimos a ningún alumno, cristiano, musulmán o judío, de cualquier religión y de cualquier nacionalidad, expresar sus creencias religiosas con su vestimenta”, declaró a los medios el director de la institución Christoph Abt en relación con el caso de una alumna musulmana que tuvo que abandonar la escuela por usar su velo islámico.

El director del colegio hizo saber a los medios que cuando los padres de esta niña pretendieron inscribir a su hija a la institución, se les hizo saber que existía el código de vestimenta que prohibía usar ornamentos o ropas religiosas. Este código debe ser firmado por los padres y la alumna como una aceptación de la regla y en el caso los padres se opusieron a firmarlo. La institución permitió la asistencia de la niña como “alumna invitada” por un período de tiempo que fue renovado dos veces, mientras los padres encontraban otro colegio al que inscribir a su hija de tercero de secundaria. Sin embargo el plazo otorgado por el colegio finalizó y desde el miércoles de la semana pasada se negó la entrada a la niña a las instalaciones.

El caso llegó hasta la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica, organismo desde el que un vocero declaró que los padres de esta niña pueden acercarse a ellos para buscar asesoría y evaluar si el colegio cometió alguna ilegalidad, pues aunque se trate de un colegio privado, no están por encima de la Constitución de Sudáfrica, recordó el vocero de la Comisión.

La norma fue impuesta en el colegio para evitar las confrontaciones y en ella específicamente se prohíbe el uso del velo islámico usados por las niñas y mujeres musulmanas. Este tipo de disposiciones existen en varias instituciones e incluso han sido establecidas en leyes en varios países como Francia. Pero en este caso se trata de una disposición que no se aplica exclusivamente hacia los musulmanes sino que incluye a todas las denominaciones por lo que, por ejemplo, los pastaferianos tampoco podrían usar su colador de espagueti en la cabeza. Pese a todo, se trata de disposiciones cuestionadas por vulnerar la libertad de creencias de estas mujeres.

Más información Timeslive.com.za

miabogadoenlinea.net