Un juez de la Corte de Distrito de Tokio, Japón, ordenó a un ciclista pagar 47 millones de yenes, $457,376 dólares estadounidenses, como compensación a la familia de Reiko Azuma, una mujer de la tercera edad que falleció en 2010 tras haber sido atropellada por el ciclista.

El ciclista, hoy de 46 años, fue encontrado culpable de homicidio imprudencial por una corte penal y fue sentenciado a dos años de prisión, la cual fue suspendida durante tres años. Por este mismo accidente ahora es condenado a indemnizar a los familiares.

La sentencia ha llamado la atención pues sigue la tendencia iniciada por una corte de distrito de Kobe de imponer altas compensaciones a los ciclistas que lesionen a terceros. En el caso de Kobe la compensación que se fijó fue de 93 millones de yenes que la madre del responsable, un adolescente, deberá pagar a una mujer de 67 años que tras el accidente quedó postrada en una cama.

En el caso de Tokio el ciclista argumentaba que Reiko Azuma había fallecido tras caerse de la cama en el hospital en el que fue internada tras el accidente. Sin embargo el juez Motoko Miki aceptó el alegato de los demandantes de que al momento de la muerte, la mujer no tenía lesiones diferentes que las producidas durante el accidente.

Al dar a conocer su veredicto el juez Miki declaró que esta sanción intentaba alertar a los ciclistas de Tokio de que deben prestar atención y obedecer las señales de tránsito pues conducen un vehículo potencialmente letal.

Más información Japantimes.com

miabogadoenlinea.net

Imagen de Toa55 / FreeDigitalPhotos.net